Ir al contenido principal

Lupa (Octava entrega)



Doña Pilar llego a la casa de los Rodríguez, estaba muy nerviosa. Allí no encontró a nadie, al verla unos vecinos le contaron que la familia estaban unos para el hospital y los otros estaban para  el cuartel de policías en la fuente, acabando de enterarse de los acontecimientos. Decidió ir a la policía.

El cuartel de policía estaba lleno de gente. La policía se enteró temprano de lo que estaba pasando y salieron a hacer arrestos. Tal parece que dejaron los sectores de la zona sin hombres porque se habían capturados mucho. Ya se sabía que Pocho y Gustavo eran los del robo, pero la policía se empecinaba de que habían más en el asunto.

El cuartel de la Policía en la Fuente era una pequeña casa de madera, la cual ya estaba bastante gastada por el tiempo. Había sido fabricada durante la dictadura de Trujillo. Resistió la Revolución de abril, los 12 años de gobierno del doctor Balaguer. El que más daño le hizo fue el Huracán David y luego La tormenta Federico. Estos fenómenos lo dejaron doblado para un lado. Se recuerda que durante el huracán fue que escapo de allí “El enano” un ladronzuelo de la comunidad que aprovechando los fuerte viento, no le importo nada y salió huyendo. El sargento Pérez Doñe lo vio y solo dijo: “Pero miren a ese loco, ¿y el cree que yo le voy a caer atrás”. Dos días después ya lo traían de nuevo, dicen que en medio de los vientos estaba dentro  de una casa , robando,  sus dueños se habían a guarecido en la escuela, pero el hombre  pasaba a chequearla de vez en cuando, topándose con “el enano” allí. Le dio dos planazos con un machete y lo llevo de nuevo al cuartel.

El Teniente De los Santos recibió a Doña Pilar, le confirmo que el otro delincuente era Pocho y que informara si sabía dónde estaba. La mujer lloraba a cántaro, la desgracia tocaba su puerta. Le dijo que no lo había visto desde anoche que ceno y salió. No dijo para donde iba.

De los Santos se había criado allí y conocía a todo el mundo. Pensó en el padrino del muchacho. Ese podía ser un lugar a donde él podía irse. Inmediatamente se comunicó con las autoridades  del Naranjo. Quedaron de llegar ellos a donde Don Pepe, pero de todo modo los investigadores de crímenes de la Fuente harían el viaje también. Despacharon a Doña  Pilar.

A Rosa y a su madre le hicieron entrar al consultorio, ambas estaban muy inquieta, la señora solo pensaba en su hijo muerto y que las desgracias no vienen sola, se preguntaba que estará pasando un su única hembra. El esposo se había ido con los otros tres hijos a diligenciar el cuerpo de Gustavo.

En el consultorio no estaba el médico que le atención en la emergencia, esta vez le atendía una doctora. Parecía una persona muy amable, era una mujer madura con cara de muchos conocimientos. Con una sonrisa le invitaba a pasar y a sentarse. A pesar de su dulzura su mirada era intrigante, eso atemorizaba a Rosa.

Esta fue directa y le pregunto a la señora si sabía que la niña no era virgen. La sorpresa fue enorme, se sentía desfallecer, eso no lo imaginaba. Miraba a la doctora y luego miraba a Rosa. Esta solo miraba el suelo. La gran pregunta, ¿Qué paso?

La madre de Rosa se ponía las manos en la cabeza y lloraba mucho, aunque ya ella no sabía si era por su hijo muerto o por su hija echada a perder. Qué le diría su marido; pero, ¿Cuándo fue?, ¿Quién fue?

Rosa no decía nada, solo sollozaba, hasta que hablo, entre lloro conto lo que paso, la madre entonces le decía que por que no confió en ella, a lo que la niña respondía que tenía miedo de que él les hiciera daño a ellos.

La doctora intervino e hizo pasar una psicóloga que estaba cerca y que escuchaba todo lo que pasaba ahí. Le dijo a la madre e hija que había otra noticia y que tenían que ser fuerte. Producto de las relaciones sexuales de la chica, este había quedado embarazada. Que entendieran que era una niña aun y que su estado era de mucha delicadeza.

Esa última noticia fue la estucada final para que aquella señora no aguantara más y se desmallara. Rosa aun lloraba ma. Estaba muy asombrada, pero también le preocupaba que a su madre pudiera pasarle algo.


Fuera del consultorio había llegado Camilo, el hermano mayor de Rosa, conocía al médico de la urgencia y este le había contado lo que estaba pasando en el consultorio, poniéndole al día con todo lo que ahí se hablaba.

Al chico la cabeza le daba vueltas, solo pensaba que las malas nuevas de ese día no se acababan, porque él venía a contarle a su madre otra sorpresa sobre los hechos que estaban aconteciendo

 
Continuara…
Humberto Guerrero










Comentarios

Entradas populares de este blog

Lupa (Sexta entrega)

Camilo Antonio Rodríguez era el hermano mayor de Rosa, fue un niño que nació grande, demasiadas responsabilidades desde pequeño. Solo había que verlo para saber de su seriedad, era muy correcto y trabajador. Comenzó la niñez lustrando zapatos (limpiabotas), recogió cartones y botellas para venderlo.
Los vecinos decían que se iba a los extremos, recordaban aquel día que el chico encontró la cartera del Pastor evangélico “Don Chucho”. La cartera tenía dos mil pesos y el “tonto” como le llamaban fue y se la devolvió. Se reían recordando la recompensa que le había dado el pastor, veinte pesos.
El Papa de los Rodríguez le puso ese nombre por la admiración que sentía del comandante Camilo Cienfuegos, de la Revolución Cubana. Siempre andaba buscando las hazañas de este guerrillero y contándosela al chico,
Camilo desde su adolescencia se las había pasado perdidamente enamorado de la hija de la profe Chea, la profesora más popular de la escuela pública.No se atrevía a decirle nada porque no tení…

Lupa (Decima primera entrega)

Rosa y su madre pasaron momentos bastante desagradables en aquel cuartucho del departamento de crímenes y delitos a la propiedad. Allí no se les acusaba de nada, solo querían saber si ellas conocían algo de las actividades de ambos delincuentes.
Fue en estas circunstancias que se enteraron y tuvieron detalles de lo que le paso a Pucho. Rosa quiso fingir, pero no pudo, perdió el control de sus sentimientos y comenzó a llorar. Sumadre sabía lo que pasaba. El policía pensó que toda aquella algarabía seria por su hermano. Ya que la madre también parecía desconsolada con la muerte de su hijo. Al fin pudieron marcharse.
Pasaron los funerales y poco a poco aquellos sectores fueron retornando a su normalidad. Es el destino, se habla mucho cuando los muertos aún están algo caliente, pero a los pocos días las personas pierden el interés del tema y ya algún nuevo tema acapara su atención. Quienes no olvidan son los seres queridos cercanos a los difuntos. Esos siempre mantendrán ese trago amargo po…

Grandes Representantes del Merengue Típico Dominicano Vol. I

Imaginemos por un momento que vamos en un autobús de camino al Cibao y de repente se deja escuchar el siguiente tema en la radio:
El Cola Blanca interpretado por El Ciego de Nagua. Enseguida sentimos que estamos entrando al corazón de la nuestra patria; a esa porción bendita de la isla en la cual vive gente buena y alegre,  en donde nació el inconfundible y contagioso Perico Ripiao.
El Perico Ripiao surgió en la zona del Cibao en el siglo XIX  y originalmente consistía en un conjunto conformado por tres o cuatro músicos, quienes tocaban el acordeón, la güira, la tambora y posteriormente la marimba. Hacia los inicios del siglo XX se le agregó el saxofón. IMG 3254 Grandes Representantes del Merengue Típico Dominicano Vol. I

En una reunión familiar en el patio o la enramada con techo de cana y piso de tierra nunca falta esta música sabrosa y autóctona. Existen en Dominicana otros géneros musicales como la Mangulina y el Carabiné. Sin embargo, a través de los años el Perico Ripiao o Mere…