4 casos que muestran cómo tu actividad en Facebook puede llevarte a la cárcel (y cómo evitarlo)

Un mensaje publicado en Facebook bastó para que el polémico ejecutivo farmacéutico Martin Shkreli perdiera su libertad bajo fianza, pese a haber pagado US$5 millones por ella.

Martin Shkreli arrestado por la policía

A través de la red social, Shkreli -"el hombre más odiado de Estados Unidos" por aumentar en un 5.000% el precio de un medicamento- se ofreció a pagar una recompensa de US$5.000 a quien le trajera un mechón del pelo de la excandidata presidencial demócrata Hillary Clinton.

La jueza Kiyo Matsumoto ordenó poner tras las rejas a Shkreli. Consideró que su mensaje constituía un peligro para la ciudadanía y era "una propuesta de agresión a cambio de dinero".

Su abogado, Benjamin Brafman, dijo que estaban decepcionados con la decisión judicial y Shkreli argumentó que era una broma.

Sin embargo, esta no es la primera vez que un usuario de Facebook termina en la cárcel por hacer un uso inadecuado de la red social.

Estos son algunos casos de personas en diferentes lugares del mundo que acabaron entre rejas luego de publicar algo que no debían.

1. El caso de Joanne Fraill (o las "amistades" peligrosas)


Uno de los casos más sonados en Reino Unido ocurrió hace seis años, en junio de 2011, cuando la jurado británica Joanne Fraill, contactó a una acusada a través de Facebook provocando la anulación de la causa. Fue sentenciada a ocho meses de prisión.

Joanne Frail admitó haber contactado a una acusada a través de Facebook y pasó ocho meses en la prisión.

La jurado dijo que la empatía la llevó a localizar a Jamie Sewart -acusada en un juicio de drogas- en la red social y le envió una solicitud de "amistad".

Fue el primer caso en el país en que se condenó a una persona por sus actividades en internet.

"Me arrepiento de todo. Ella me contactó. Mi mente era un torbellino. Acababa de ser declarada inocente. Cuando reflexioné sobre ello, me di cuenta de que debía reportarlo y lo hice", declaró Sewart al salir del tribunal.


Joanne Frail

Comentarios