Cómo un avión espía ruso pudo sobrevolar el Pentágono, el Capitolio y un campo de golf de Donald Trump sin ser interceptado por Estados Unidos

La noticia la recogieron los principales medios de comunicación de Estados Unidos: un avión de vigilancia ruso sobrevolaba las sedes del Pentágono, la CIA, el Capitolio, la Base de la Fuerza Aérea Andrews... todas ubicadas en zonas de exclusión aérea.

avion
El avión utilizado fue un Tupolev Tu-154, un trimotor de medio alcance similar al de esta imagen.

Pero no pasó nada.

El avión espía no fue interceptado por cazas del Ejército de Estados Unidos.

Al contrario, se le permitió seguir su ruta, tomar fotos y recopilar datos en áreas que otras aeronaves tienen estrictamente prohibido sobrevolar desde los atentados del 11 de septiembre de 2001.

No quedó ahí.

Según informó una fuente del gobierno a la cadena CNN, el avión sobrevoló también la residencia de descanso presidencial de Camp David, el campo de golf de Donald Trump en Virginia, bunkers secretos y el área de Bedminster, en Nueva Jersey, donde vacaciona actualmente el mandatario de Estados Unidos.

De acuerdo con CNN, el avión tenía incluso permiso para volar por otra zona altamente prohibida: la Casa Blanca.

Un avión ruso en zona área restringida de EE.UU.


La Policía del Capitolio había alertado desde la mañana del miércoles que un "avión autorizado de baja altitud" entraría al espacio aéreo restringido.

Explicaron, además, que la aeronave sería "grande" y volaría directamente sobre la sede del Congreso, un espacio por el que no existe tráfico aéreo desde 2001.


Comentarios