Borrachuelos de batata.


En esta época del año, mi madre siempre le compra a mi hermano batata asadas. ¡Le encantan! Las compra ya asadas en las panaderías del barrio. 

La semana pasada en la comida familiar me dice mi hermano : "hermana, tú, en tu inmensa sabiduría culinaria... (malo, ya me va a pedir algo), me podrías preparar unos borrachuelos de batata?"

 Y aquí estoy yo, con estos borrachuelos que me han salido de rechupete, la verdad. 

Para quién no lo sepa, los borrachuelos son un dulce típico de Málaga. Se preparan sobre todo en Navidad y tiene una gran tradición en las familias, pues antiguamente se preparaban en casa (por kilos) y se guardaban en latas, pues aguantan muy  bien. 

Hoy en día ya se pueden comprar en las pastelerías de la ciudad, los hay rellenos de cabello de ángel, de batata o sin rellenos, que también están muy buenos. Hay dos versiones, los bañados en miel, para mí, muy empalagosos, y los rebozados en azúcar.

Yo he preparado estos con batata y azúcar. Nos gustan más.


La receta la encontré en una página oficial de thermomix, pero con menos cantidad de ingredientes y con variaciones en el relleno. Os dejo tal y como la hice yo.

INGREDIENTES:

PARA EL RELLENO:

1 batata grande (la mía pesaba unos 400 gr, luego se queda en menos)

3 cucharadas de azúcar.

2 cucharadas de miel.

1 cucharadita de canela.


PARA LA MASA:

100 ml de aceite de oliva suave.

1 piel de naranja sin nada blanco.

1 cucharadita de ajonjolí.

1 cucharadita de matalahuga

200 gr de harina de fuerza.

200 gr de harina de trigo.

70 gr de azúcar

50 ml de zumo de naranja.

40 ml de anis dulce.

40 ml de vino moscatel.

1 pizca de sal.



PREPARACIÓN:


El día antes, preparamos el relleno. Liamos la batata lavada y con su piel, en papel de aluminio y la asamos en el horno a 200º unos 60 minutos. La dejamos enfriar por completo sin sacarla del papel aluminio.

Cuando esté bien fría, la pelamos y la troceamos. La ponemos en el vaso de la thermomix con el azúcar, la miel y la canela y trituramos 30 segundos a velocidad 4. bajamos los restos de las paredes y guardamos en la nevera en un recipiente hasta el día siguiente.

Se puede triturar igualmente con una batidora normal, la batata está muy tierna y no cuesta nada.

Para la masa, primero ponemos el aceite en un cazo hondo o sartén pequeña a fuego medio bajo y añadimos la piel de la naranja y la cucharadita de ajonjolí y matalahúga. Dejamos que se fría un poco y cuando veamos que la piel de naranja se empieza a arrugar, lo apartamos del fuego y dejamos enfriar.

Una vez frío ponemos en el vaso de la thermomix el aceite (sin la piel de naranja) con las semillas, los licores, el zumo de naranja, el azúcar, las dos clases de harinas y la pizca de sal. Mezclamos bien 20 segundos a velocidad 6 y luego amasamos dos minutos a velocidad espiga.

Se nos quedará desmigado. Hacemos una bola y dejamos reposar una hora. Mientras sacamos de la nevera el relleno de batata para que no esté frío.

Esta masa se puede hacer a mano, en un recipiente grande, ponemos las harinas y la sal y hacemos un hueco en medio, agregamos los elementos líquidos y vamos mezclando con las manos hasta conseguir una masa manejable y que no se pegue en las manos.

Al cabo de una hora, sacamos la masa a la encimera enharinada y cortamos porciones redondas.  Estiramos muy fina sin que se rompa. Con un tenedor o una cuchara de miel (de las que son estriadas) hacemos rayas superficiales (esto caracteriza a los borrachuelos).  Damos la vuelta a la masa y ponemos una cucharadita del relleno. Cerramos marcando con un tenedor los bordes y freímos en abundante aceite caliente, pero que no llegue a humear, en pequeñas tandas. Sacamos y pasamos por un plato con azúcar para rebozar.



El día antes, preparamos el relleno. Liamos la batata en papel aluminio. Esta batata pesaba unos 400 gramos.


La horneamos a 200º una hora. La dejamos en el horno entreabierto hasta que esté fría.


Una vez fría, preparamos el relleno. La pelamos y troceamos.


La ponemos en el vaso con tres cucharadas de azúcar, dos de miel y una cucharadita de canela. Lo trituramos todo. Se puede hacer con una batidora normal.

Guardamos esta crema de batata en un tupper y la dejamos en la nevera hasta que vayamos a preparar la masa. Yo la hice el día antes.

Vamos a empezar con la masa. Primero ponemos el aceite en un cazo o sartén y freimos en él, la piel de naranja (sin nada blanco) con el ajonjolí y la matalahúga. Cuando la piel se empiece a arrugar (tarda muy poco) apartamos del fuego y dejamos enfriar.

Con el aceite frío, retiramos la piel de naranja y ponemos este aceite en el vaso de la thermomix con las semillas, añadimos los licores (vino y anís).

Zumo de naranja y azúcar.


Y las dos clases de harina y la pizca de sal. Lo mezclamos todo un momento y después amasamos dos minutos.

Nos saldrá una masa desmigada, hacemos una bola y la dejamos reposar una hora. Es una masa pegajosa pero fácil de manejar.


Cortamos bolas de la masa y estiramos sobre la encimera enharinada o mejor sobre un papel vegetal. Hay que estirarla muy fina, sin que se rompa.

Ahora con una cuchara de miel (que tiene estrías), o un tenedor, hacemos rayas superficiales sobre la masa.

Damos la vuelta a la masa, para que las estrías queden por fuera y ponemos una cucharadita del relleno de batata y la extendemos un poco.

Doblamos por la mitad y cerramos los bordes con un tenedor, como a las empanadillas. Es importante que la masa esté estirada muy fina y que cerremos bien los bordes, así no se nos abrirán al freírlas.

Freímos en abundante aceite caliente, pero sin humear. Para que os sirva, mi vitro llega hasta el nueve, y yo tenía en aceite en el siete. Freimos en un recipiente pequeño para que el aceite cubra bien los borrachuelos. Mejor hacerlos de poco en poco. Dejamos escurrir en un colador unos segundos y los rebozamos en un plato con azúcar.


    Están deliciosos, nada pesados, dulces y suaves. Mejor que los comprados han dicho mi familia.


     Con estas cantidades salen unos treinta borrachuelos.



    Me han quedado divinos, preciosos, exactamente igual que los de pastelería.


  Y el relleno es muy suave, dulce, nada empalagoso. Me ha sobrado un montón, ya estoy pensando qué hacer con ese relleno tan bueno...


Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quiénes fueron "Los Palmeros"?. Una breve historia.

10 mandamientos para usar pantalón licra o leggins y no hacer el ridículo

Terrible Misterio tras la Aplicación Talking Angela