martes, 20 de octubre de 2015

Nueve trucos para aprobar un examen sin haber estudiado

Un físico experto en la predicción del comportamiento ha dado unas pautas sobre cómo sacar un «cinco raspado» sin haber tocado un libro

Nueve trucos para aprobar un examen sin haber estudiado

¿En cuántas ocasiones has llegado a clase sin haber estudiado ni media hora del examen más importante del trimestre? Si la respuesta a esta pregunta sobrepasa las dos cifras, quizá sea necesario que te replantees comprarte una agenda para ordenar tu vida y estudiar un poco más. Sin embargo, si te ha sucedido únicamente un par de veces, es posible que te sea beneficioso conocer algunos trucos para tratar de aprobar teniendo únicamente una ligera idea del temario.

Así lo afirma, al menos, William Poundstone, un físico que ha estudiado también la conducta humana. En base a sus investigaciones, este experto ha logrado determinar una serie de pautas a la hora de responder a los exámenes. Eso sí, únicamente funcionan en los ejercicios tipo test. Con todo, no viene mal saberlos pues, según afirma el experto en declaraciones recogidas por la «BBC», es posible predecir el comportamiento de los profesores que crean el examen y averiguar cuál es la respuesta acertada.

Concretamente, Poundstone ha establecido sus conclusiones en base al estudio de casi 2.500 preguntas de exámenes y tests tanto de universitarios, como de revistas de moda. «Busqué estrategias que puedan ayudar a quien está adivinando y computé cuán útiles pueden ser. ¿Por qué es posible hacerlo? Porque aunque las instrucciones que le dan a los educadores es que varíen la ubicación de la respuesta correcta de una manera aleatoria, es más fácil decir eso que hacerlo», determina el experto en la BBC».

Claves para aprobar los exámenes de «verdadero y falso»


1-Las respuestas verdaderas son más comunes que las falsas en una relación de 56% y 44%. La razón es sencilla: es más fácil escribir algo que es cierto que inventarse una mentira creíble.

2-Haz siempre las preguntas que te sabes al principio. No porque te suban la moral (que también) sino porque está demostrado que, en un 63% de los casos, la respuesta de la pregunta siguiente será la contraria a su predecesora. Así pues, si acabas de determinar que una es verdadera, la siguiente será probablemente falsa.

3-Si respondes dos preguntas seguidas (que te sabes) y ambas tienen la misma respuesta, no lo dudes, la siguiente será la contraria.

4-Si has respondido a dos preguntas seguidas que sabes y ambas son falsas, la siguiente será verdadera (pues en muy pocas ocasiones los profesores se inventan tres falsedades seguidas).

Exámenes de varias respuestas


1-En los exámenes de tres opciones, en un 75% de los casos la respuesta de la pregunta siguiente es diferente a la de su predecesora.

2-Cuando hay cuatro respuestas, la segunda de ellas es, estadísticamente, la que más posibilidades tiene de ser cierta (en un 28% de las ocasiones lo es).

3-Con cinco opciones, la última es la correcta en un 23% de los casos. Si dudas, apuesta por ella.

4-Estadísticamente, si alguna de las respuestas es «ninguna de las anteriores es válida» o «todas las anteriores son ciertas», es probable que sean las correctas.

5-La opción más larga suele ser la correcta. La razón es sencilla: los profesores tienen que asegurarse de que lo que han escrito es cierto. Eso implica que deben asegurarse poniendo muchos datos de la veracidad.  fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario