Recibe 750.000 dólares después de sufrir una erección de seis días


Rodney Cotton, de 50 años, demandó al centro penitenciario de Manhattan en el que se encontraba después de que médicos y guardias se negaran a prestarle ayuda

Recibe 750.000 dólares después de sufrir una erección de seis días

Un ex recluso del Manhattan Detention Complex presentó una demanda tras haber sufrido una erección de seis días que se negaron a tratarle. Este suceso, que le costó la pérdida definitiva de su virilidad, se ha saldado con el pago de 750.000 dólares.

A Rodney Cotton se le ofreció esta indemnización justo antes de que su caso llegara a juicio y el preso, que ya no puede dar marcha atrás y volver a su antigua vida, considera que «es lo justo».

«Si pudiera elegir entre el dinero y restaurar mi hombría, escogería lo segundo sin pensarlo dos veces», comentó Cotton en declaraciones al diario Daily News.

En un primer momento, Cotton demandó a la de la cárcel y uno de sus médicos, a quienes exigió 11 millones de dólares a modo de indemniación por una erección de seis días que rehusaron tratarle. Ésta erección tan duradera no era más que un efecto secundario de ingerir Risperdal, un antidepresivo.

El hombre estaba cumpliendo dos años y medio en esta prisión tras violar, en 2011, su permiso de libertad condicional. Dado que su erección no había desaparecido en horas, el 4 de julio de aquel año Cotton pidió que lo llevaran a una clínica carcelaria, tal y como informa DNAinfo.

En la demanda se afirma que uno de los guardias le comentó que debería esperar hasta después de ese fin de semana festivo para ver a un doctor.

Así las cosas, el preso fingió dolores en el pecho para tratar de conseguir que lo viera un médico. No obstante, según informa The Portland Sun Times, dos médicos se limitaron a ofrecerle bolsas de hielo y administrarle paracetamol.

«No me siento completo»


En el pleito se detalla que Cotton se sentaba sobre las bolsas de hielo durante varias horas al día. La situación, insostenibe, continuó con la intervención de la madre del preso, quien abogó para que un tercer médico viese a su hijo. Fue entonces cuando el presidiario fue trasladado al Bellevue Hospital Center, informa DNAinfo.

La demanda sostiene que el hombre tenía priapismo –una dolorosa erección que dura más de cuatro horas y ocurre sin estimulación sexual–. Cotton se sometió a una cirugía para aliviar la hinchazón; sin embargo, el hombre ya había perdido la capacidad de mantener una erección.

Un abogado dijo que el daño que había sufrido el pene de Cotton era demasiado grande para usar una prótesis. «Tengo que recuperar mi hombría», fueron las palabras del preso a DNAinfo. «No me siento completo», añadió.

Cotton fue enviado de vuelta al MDC después de esta cirugía a base de puntos que, en palabras de los médicos, se le absorberían en un plazo máximo de diez días. Pero se equivocaban.

Tras casi un mes, los puntos de sutura se habían incrustado en la piel del pene del preso y, tal y como recoge The Sun Times, ni siquiera se usó anestesia para sustraérselos.

Hoy Cotton declara que su vida es «una ruina» y que lo sucedido ha puesto incluso en peligro la relación que mantiene con su novia.              Fuente

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quiénes fueron "Los Palmeros"?. Una breve historia.

10 mandamientos para usar pantalón licra o leggins y no hacer el ridículo

Terrible Misterio tras la Aplicación Talking Angela