Ir al contenido principal

Cómo hacer cebolla caramelizada



Cocinar la cebolla hasta que alcance el punto de caramelización es muy sencillo, solamente hay que tener en cuenta algunas recomendaciones. Aplicándolas obtendremos un producto espectacular que realza la textura y el sabor de los platos. En nuestro recetario, podéis encontrar la receta paso a paso para elaborar cebolla caramelizada. Además, a continuación os vamos a dar también algunos consejos y trucos sobre cómo hacer cebolla caramelizada.

Desde que se pusiera de moda en los años 90, la cebolla caramelizada ha cautivado las cocinas de medio mundo, es utilizada por cocinillas, cocineros de renombre y aficionados a la gastronomía. Al caramelizarse sus azúcares, se obtiene un producto de sabor dulzón que resulta ideal para acompañar todo tipo de elaboraciones, como ensaladas, pinchos, carnes, pescados, foie, etc. El uso de este producto estuvo muy ligado a los pinchos de barra. Aunque al principio se empleaba sobre todo como acompañante de platos de foie a la plancha, su gran sabor hizo que se extendiera rápidamente a muchas otras elaboraciones. En nuestro recetario, podéis encontrar algunos platos en los que se emplea este producto, como es el caso de nuestra tortilla de patatas con cebolla caramelizada.

Cómo hacer cebolla caramelizada


Su elaboración resulta de gran sencillez. Para lograr una buena caramelización, y al contrario de lo que mucha gente puede creer, lo mejor es no usar azúcar. La cebolla ya contiene gran cantidad de azúcares naturales que al ser sometidos a proceso de cocción lento caramelizan dando lugar a un dulzor maravilloso. En este sentido, se hace necesario elegir variedades de cebolla dulces (las de coloración roja suelen presentar una buena cantidad de azúcar).

Para iniciar el proceso, simplemente pelamos la cebolla y la cortamos en finas rodajas, a este tipo de corte se le llama "en juliana". Ponemos un poco de mantequilla o aceite de oliva en una sartén antiadherente que disponga de tapa. Añadimos la cebolla y espolvoreamos con un poco de sal. Dejamos cocinar a fuego muy suave, dejando que la cebolla se vaya haciendo muy poco a poco. Una de las claves del éxito de esta elaboración es el tiempo, debemos ser pacientes y no intentar acelerar el proceso. Poco a poco, la cebolla irá soltando su jugo, que irá caramelizando al mezclarse con la grasa que hemos puesto en la sartén. A su vez, esta capa de grasa y jugos se irá adhiriendo a la cebolla, dotándola de ese color marrón tan característico de este producto. Insistimos en la necesidad de mantener el fuego suave en todo momento para que no se quemen los azúcares que se van liberando, ya que, si sucede, la cebolla tendrá un desagradable sabor amargo.

Con este método se puede tardar más de una hora en tener lista la cebolla. Si por el motivo que sea necesitáis acelerar el proceso, o si las cebollas que habéis elegido no sueltan los suficientes jugos, podemos recurrir a un par de trucos. Tened en cuenta que su aplicación restará sabor al producto final, por lo que debéis valorar si es realmente necesario hacer uso de ellos.


  • Añadir bicarbonato en lugar de sal. Con esta acción se logra que la cebolla suelte sus jugos en menos tiempo, acelerando de igual modo el caramelizado. El sabor final es bastante parecido, pero queda un regusto que no aparece en el caso del proceso tradicional más lento.
  • Agregar agua y azúcar moreno. Añadir azúcar es una práctica tan habitual como innecesaria. Mucha gente cree que hay que añadir azúcar para conseguir cebolla caramelizada, pero, como ya hemos explicado, esto no es así. Con el uso de azúcar se acelera el proceso, pero hay que llevar cuidado para que la caramelización no sea excesivamente rápida, ya que podría ocurrir que la cebolla quedase cruda. Si tenéis tiempo, sin duda, lo mejor es poner en práctica el método tradicional, sin azúcar añadido y aplicando una cocción lenta y prolongada.


Una vez que tengamos la cebolla lista, podemos usarla de inmediato o guardarla en un bote con cierre hermético y meterla en la nevera, donde se mantendrá en perfecto estado durante varios días.   Fuente

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lupa (Sexta entrega)

Camilo Antonio Rodríguez era el hermano mayor de Rosa, fue un niño que nació grande, demasiadas responsabilidades desde pequeño. Solo había que verlo para saber de su seriedad, era muy correcto y trabajador. Comenzó la niñez lustrando zapatos (limpiabotas), recogió cartones y botellas para venderlo.
Los vecinos decían que se iba a los extremos, recordaban aquel día que el chico encontró la cartera del Pastor evangélico “Don Chucho”. La cartera tenía dos mil pesos y el “tonto” como le llamaban fue y se la devolvió. Se reían recordando la recompensa que le había dado el pastor, veinte pesos.
El Papa de los Rodríguez le puso ese nombre por la admiración que sentía del comandante Camilo Cienfuegos, de la Revolución Cubana. Siempre andaba buscando las hazañas de este guerrillero y contándosela al chico,
Camilo desde su adolescencia se las había pasado perdidamente enamorado de la hija de la profe Chea, la profesora más popular de la escuela pública.No se atrevía a decirle nada porque no tení…

Lupa (Decima primera entrega)

Rosa y su madre pasaron momentos bastante desagradables en aquel cuartucho del departamento de crímenes y delitos a la propiedad. Allí no se les acusaba de nada, solo querían saber si ellas conocían algo de las actividades de ambos delincuentes.
Fue en estas circunstancias que se enteraron y tuvieron detalles de lo que le paso a Pucho. Rosa quiso fingir, pero no pudo, perdió el control de sus sentimientos y comenzó a llorar. Sumadre sabía lo que pasaba. El policía pensó que toda aquella algarabía seria por su hermano. Ya que la madre también parecía desconsolada con la muerte de su hijo. Al fin pudieron marcharse.
Pasaron los funerales y poco a poco aquellos sectores fueron retornando a su normalidad. Es el destino, se habla mucho cuando los muertos aún están algo caliente, pero a los pocos días las personas pierden el interés del tema y ya algún nuevo tema acapara su atención. Quienes no olvidan son los seres queridos cercanos a los difuntos. Esos siempre mantendrán ese trago amargo po…

Grandes Representantes del Merengue Típico Dominicano Vol. I

Imaginemos por un momento que vamos en un autobús de camino al Cibao y de repente se deja escuchar el siguiente tema en la radio:
El Cola Blanca interpretado por El Ciego de Nagua. Enseguida sentimos que estamos entrando al corazón de la nuestra patria; a esa porción bendita de la isla en la cual vive gente buena y alegre,  en donde nació el inconfundible y contagioso Perico Ripiao.
El Perico Ripiao surgió en la zona del Cibao en el siglo XIX  y originalmente consistía en un conjunto conformado por tres o cuatro músicos, quienes tocaban el acordeón, la güira, la tambora y posteriormente la marimba. Hacia los inicios del siglo XX se le agregó el saxofón. IMG 3254 Grandes Representantes del Merengue Típico Dominicano Vol. I

En una reunión familiar en el patio o la enramada con techo de cana y piso de tierra nunca falta esta música sabrosa y autóctona. Existen en Dominicana otros géneros musicales como la Mangulina y el Carabiné. Sin embargo, a través de los años el Perico Ripiao o Mere…