Albóndigas caseras, las de toda la vida



Albóndigas caseras, historia:


En España llegaron de mano de los árabes, la Al-bunduqa ( la bola ) es por el nombre que se las conocía. Hay muchas maneras de hacerla, incluso variando la clase de los ingredientes, las hay de diferentes carnes, de pescado, de verduras…

A mí personalmente las que más me gustan son las que se hacen mezclando carne de cerdo y ternera, con un poco de verdura y miga de pan empapada en leche.

Las que os voy a presentar son las que hacía mi abuela pero con un toque personal, creo sinceramente que las mejora y mira que era complicado, pero he logrado que resulten jugosas a la par que nos sorprendan con diferentes sabores dentro de las mismas, os animo a que juguéis con los ingredientes y veréis que sorpresas os lleváis.

Es un segundo plato muy completo y  podemos hacer un gran plato combinado con un par de huevos y patatas fritas, depende de las calorías que queramos ingerir.

.

Albóndigas caseras, ingredientes:


600 gr. de carne de cerdo.

400 gr. de carne de ternera.

1 pimiento verde del tipo Italiano.

1 pimiento del piquillo.

2 chalotas o media cebolla.

1 zanahoria mediana.

3 rebanadas de pan de molde sin corteza o el equivalente en miga de pan.

2 huevos.

100 ml. de leche.

Salsa de tomate.

Sal y aceite de oliva.

.

Albóndigas, preparación:


Por un lado, hacemos un sofrito con la verdura, primero pochamos la chalota con la zanahoria, añadimos el pimiento verde y dejamos que sofría bien toda la verdura, al final se añade el pimiento del piquillo.

Por otro lado en un bol batimos los huevos lo justo para que se rompa la yema y ponemos la carne, le añadimos la miga de pan mojada con leche, removemos bien para que se mezcle y en que se enfríe un poco añadimos  la verdura pochada, sazonando el conjunto.

Lo ideal es dejar que tome los sabores durante una hora más o menos pero no es imprescindible. Vamos haciendo bolas del tamaño que más nos guste y las freímos rebozadas en harina, cuando están casi fritas las vamos añadiendo a la cazuela donde tendremos la salsa de tomate preparada, las dejamos unos minutos cociendo en la salsa y cuando la misma reduzca ya las tendremos preparadas para comer.

El acompañamiento perfecto son unas patatas fritas cortadas en dados y como ya dije puede pasar de ser un segundo plato a un plato único si le agregamos un par de huevos fritos, o las acompañamos de una buena ensalada que aportará menos calorías a nuestra dieta.         fuente


Albóndigas, el paso a paso:

.
.
.
.
.

Comentarios