sábado, 9 de mayo de 2015

EL SECRETO DE LAS PIRÁMIDES CHINAS

El doctor Sam Osmanagich –descubridor de las pirámides bosnias de Visoko– viajó a la región china de Shaanxi para investigar unas  enigmáticas construcciones piramidales sobre las que se cierne un manto de secretismo. En “Las pirámides del mundo y las pirámides perdidas de Bosnia” (Obelisco, 2013) –obra de la que extractamos el presente reportaje–, el autor da cuenta de sus sorprendentes hallazgos y de las reuniones que mantuvo con los arqueólogos chinos que han estudiado a pie de campo dichas edificaciones…


Entre los cientos de estructuras piramidales que se encuentran en América, Europa y Asia, las más misteriosas son, sin duda, las pirámides chinas. Gracias a breves informes dados a conocer en algunos libros editados en Europa y EE UU durante los últimos veinte años, y a las fotografías por satélite disponibles en la actualidad, se puede llegar a la conclusión de que la geometría y la orientación regular específica de dichas pirámides se repite en más de 250 de las mismas, esparcidas por toda la provincia de Shaanxi, en China central. La escasa difusión de los insuficientes estudios arqueológicos chinos, y la necesidad de informes geoarqueológicos más completos, eran razones suficientemente buenas como para realizar un viaje de diez días a China, que me llevaría a contemplar in situ estas estructuras y a entrevistarme con sus principales investigadores.

Por las informaciones que manejaba, sabía que hasta mediados de los años 70 del siglo XX sólo se realizaron investigaciones arqueológicas ocasionales y poco importantes. A partir de entonces se iniciaron varios proyectos a gran escala, cuyos resultados y difusión estaban bajo el control completo del Gobierno. El inicio del tercer milenio trajo consigo una mayor apertura al mundo de las instituciones culturales y arqueológicas chinas, y se procedió a la construcción de destacados museos arqueológicos, casi sin precedentes en el mundo. 

DECENAS DE ENIGMÁTICAS EDIFICACIONES

Xi’an es la capital de la gran provincia china de Shaanxi y su población es de unos ocho millones de personas. Durante los últimos dos milenios y medio, Xi’an se convirtió en centro de varias dinastías chinas a lo largo de un período de 1062 años. Además de Xi’an, fueron también capitales Pequín, Luoyang, Kaifeng, Hangzhou y Nanjing, desde donde reinaron 13 dinastías: la Zhou (Džou), la Qin (Chin), la Han, la Sui, la Tang, la Ming y otras. En la antigüedad, Xi’an se encontraba al inicio de la Ruta de la Seda, que iba hasta Persia y el Mediterráneo.

En la Edad Media, esta ciudad de dos millones de habitantes era la más grande y mejor organizada del mundo. Situada en medio de la fértil meseta de Guanzhong, con una longitud de 360 km, Xi’an está rodeada por cuatro ríos. Pero la zona me interesaba por un motivo fundamental: posee la mayor concentración de estructuras piramidales de Asia. A 40 km de Xi’an, a lo largo de la ribera del río Wei, hay una docena de edificaciones en forma de pirámide, completamente cubiertas de tierra y vegetación… (Continúa en AÑO/CERO 284).      fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario