Ir al contenido principal

El alienante y peligroso Charlie-Charlie



Existe una “moda” entre adolescentes, de diversos niveles socio-culturales, de practicar un denominado “juego”, invocando el “espíritu” de un supuesto adolescente de nombre Charly- Charly. Se conoce además como “Pregúntale a Charly” y como “El mensajero del Diablo”. Común en las redes sociales, adornado de la curiosidad que la juventud trae aparejada y con cierto tono de misterio y el “sutico” de lo prohibido. Aunque el origen no queda claro, se indica que procede de México pero llega desde Estados Unidos y como aquí todo se desvirtúa, se transforma, “evoluciona”, los adolescentes criollos le han introducido variantes propias y explicaciones “asigún”. El tal Charly es definido en varias vertientes: una que fue asesinado dentro de la casa abandonada que perteneció a un antiguo gobernador español, donde entró en compañía de dos amigos y fue hallado horas después acuchillado y con dos monedas de oro en las manos. Se cuenta que los tres jóvenes mueren de manera extraña, días después; también Charly, como “ayudante del diablo”. Otro dice que fue asesinado, por sofocación, por su propia madre, víctima ella de terrible violencia familiar. El “espíritu” o demonio invocado, solo responde preguntas con SI o NO.

Se juega originalmente con dos monedas, que al ser lanzadas al aire, si caen del mismo lado, cara, significa SI; escudo, implica NO. Si caen combinadas significa: tal vez. Otra modalidad es con seis lápices sostenidos por dos sujetos (tres cada uno) formando un rectángulo. Si los lápices en contacto se desplazan hacia adentro, es “si” y si lo hacen hacia afuera es “no”. Los jóvenes criollos lo hacen colocando sobre un papel que tiene indicado un NO y un SI, dos lápices en cruz (símbolo cristiano), que debe moverse y apuntar hacia la respuesta a la pregunta formulada, “movido” por el “ser” invocado y si se le requiere prueba de su presencia, provoca algún ruido. En todo caso hay que pedir “permiso” al “espíritu” para salir del “juego”, por lo que este, tiene el control.

Similar a la Qüija, que según Wikipedia: “es un tablero dotado de letras y números con el que supuestamente se puede entablar contacto con los espíritus de los difuntos….”. Más simple el Charlie-Charlie y por tanto de más fácil práctica para nuestros jóvenes, abriendo puertas a fuerzas desconocidas que afectan, de alguna manera, a los de espíritus débiles. Aunque sin documentar, se habla de casos de violencia, sangre, daños emocionales, sueños perturbados, intranquilidades y hasta muertes inexplicables. Los que lo rechazan son “afueriados” por “pen….s”. A todos los peligros a que están expuestos nuestros jóvenes, añadimos una práctica alienante y de consecuencias imprevisibles, que se populariza en escuelas públicas de todo el territorio y en colegios privados del más alto nivel, en franco desafío a padres, maestros y autoridades educativas, a conductores religiosos y a orientadores morales.         Fuente

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quiénes fueron "Los Palmeros"?. Una breve historia.

Hay combates desiguales en los que se puede perder la batalla, pero aún así, los perdedores resultan triunfantes, pues alcanzan la inmortalidad.

    Tal es el caso de cuatro activistas de los llamados Comandos de la Resistencia que el 12 de enero de 1972, portando algunos fusiles, resistieron por más de cinco horas un ejército de cerca de cinco mil efectivos de todos los cuerpos armados de la República Dominicana.


    En la acción que la historia dominicana registra con el nombre de Los Palmeros, dejaron de respirar, pero alcanzaron la inmortalidad, los jóvenes Amaury Germán Aristy, Virgilio Perdomo Pérez, Ulises Cerón Polanco y Bienvenido Leal Prandy.


    Los cuatro casi imberbes adoptaron una actitud en contra del go-bierno presidido por el doctor Joaquín Balaguer, porque lo consi-deraron un continuador del sistema implantado por Estados Unidos de América para facilitar la explotación de las riquezas nacionales.

    Desde muy jóvenes abrazaron la lucha  política y en 1965 participa…

Lupa (Sexta entrega)

Camilo Antonio Rodríguez era el hermano mayor de Rosa, fue un niño que nació grande, demasiadas responsabilidades desde pequeño. Solo había que verlo para saber de su seriedad, era muy correcto y trabajador. Comenzó la niñez lustrando zapatos (limpiabotas), recogió cartones y botellas para venderlo.
Los vecinos decían que se iba a los extremos, recordaban aquel día que el chico encontró la cartera del Pastor evangélico “Don Chucho”. La cartera tenía dos mil pesos y el “tonto” como le llamaban fue y se la devolvió. Se reían recordando la recompensa que le había dado el pastor, veinte pesos.
El Papa de los Rodríguez le puso ese nombre por la admiración que sentía del comandante Camilo Cienfuegos, de la Revolución Cubana. Siempre andaba buscando las hazañas de este guerrillero y contándosela al chico,
Camilo desde su adolescencia se las había pasado perdidamente enamorado de la hija de la profe Chea, la profesora más popular de la escuela pública.No se atrevía a decirle nada porque no tení…

Grandes Representantes del Merengue Típico Dominicano Vol. I

Imaginemos por un momento que vamos en un autobús de camino al Cibao y de repente se deja escuchar el siguiente tema en la radio:
El Cola Blanca interpretado por El Ciego de Nagua. Enseguida sentimos que estamos entrando al corazón de la nuestra patria; a esa porción bendita de la isla en la cual vive gente buena y alegre,  en donde nació el inconfundible y contagioso Perico Ripiao.
El Perico Ripiao surgió en la zona del Cibao en el siglo XIX  y originalmente consistía en un conjunto conformado por tres o cuatro músicos, quienes tocaban el acordeón, la güira, la tambora y posteriormente la marimba. Hacia los inicios del siglo XX se le agregó el saxofón. IMG 3254 Grandes Representantes del Merengue Típico Dominicano Vol. I

En una reunión familiar en el patio o la enramada con techo de cana y piso de tierra nunca falta esta música sabrosa y autóctona. Existen en Dominicana otros géneros musicales como la Mangulina y el Carabiné. Sin embargo, a través de los años el Perico Ripiao o Mere…