Rescatan hombre armado que dice permanecía en techo de edificio por temor a sicarios

En los alrededores del Palacio Nacional




SANTO DOMINGO, DN.- Personal del Sistema Nacional de Emergencias 9-1-1 y agentes de la Policía Nacional rescataron este martes a un hombre armado y en aparente estado de deshidratación, que se encontraba desde el pasado día 24 en el techo de un edificio ubicado en la intersección de las avenidas México y Galván, próximo al Palacio Nacional.

Los organismos de socorro y agentes de la Policía Nacional incautaron al individuo, identificado como Rafael Luciano Vetilie y quien dijo trabaja para una compañía se seguridad, le fue incautada una escopeta calibre 12 cañón corto y varios cartuchos.

Al ser bajado del techo de la casa, donde funciona un centro del Instituto Técnico Profesional (Infotep), y anteriormente la Segunda Circunscripción de la  Junta Central Electoral,  el joven con aparente signos de deshidratación alegó que había sido amenazado de muerte un general, nombre que no reveló.

Portada una vestimenta aparentemente de una compañía de seguridad que de inmediato no pudo ser identificada; camisa azul y pantalón negro. Según pudo contactar El Nuevo Diario, Luciano Vetilie es portador de la cédula de identidad y electoral 026-0102616-0.  Se supo que también trabajó para una compañía de guardianes de La Romana.

Se informó que fue el propio hombre armado, desde el techo de la edificación, pidió la intervención de las autoridades a alguien que pasaba por el lugar, tras asegurar que permanecía allí desde el pasado día 24 de este mes, por temor a supuestos desconocidos que intentaron quitarle la vida.

Debido a que le tomó tiempo descender al hombre, el personal del 911 suministró agua al individuo en el techo, ya que presentaba un avanzado estado de agotamiento.

Las unidades del 911 fueron los primeros en llegar al lugar, quienes tuvieron que recurrir a un empleado de una empresa contratista de una telefónica para que le facilitara una escalera, debido a que las unidades de los  Bomberos no habían llegado.            Fuente

Comentarios