Internet para Todos



En la recién concluida Cumbre de las Américas, encuentro que marcó un hito trascendental para las relaciones de los países que conforman el Nuevo Mundo, llamó la atención la presencia del fundador y CEO de una de las empresas más influyente del mundo – Facebook – y el error que cometió el irrumpir en la reunión que sostenían nuestro Presidente Danilo Medina y el Presidente de Panamá, Juan Carlos Varela.

En realidad, esta equivocación pudo haber sido una coincidencia de gran provecho para el país y para nuestra gente, en razón de que Facebook está impulsando, a nivel mundial, el esfuerzo más ambicioso realizado a la fecha para conectar gratuitamente a personas de todo el mundo.

El objetivo de Zuckerberg es conectar a 5 billones de personas en todo el mundo, para impulsar cambios en el área de la educación, la salud, la provisión de servicios públicos y el desarrollo del emprendimientos a nivel mundial.

En una entrevista, Bloomberg preguntó al joven CEO de Facebook, de apenas 30 años, qué lo impulsaba para la realización de este proyecto, a lo que Mark respondió que “todos los estudios muestran que en países desarrollados, más del 20% del crecimiento del PIB está influenciado por el Internet”.

Los países en desarrollo, como el nuestro, que estamos compelidos a redirigir nuestras economías hacia el desarrollo tecnológico, tenemos que montarnos en la “creencia profunda” de que “la tecnología tiene que servir a todo el mundo.” Como ha afirmado el mismo Zuckerberg: “la conectividad no puede ser un privilegio para personas en países ricos; conectar a todo el mundo es uno de los grandes retos de esta generación”.

Esta iniciativa ha unido a Facebook con Samsung, Ericsson, MediaTek, Microsoft, Opera Software, Realiance y Qualcomm, en un esfuerzo que facilitará la creación de nuevos modelos de negocio alrededor de la provisión de internet.

La idea del proyecto se basa en el hecho de que promover uso gratuito de internet, búsqueda de información, difundir conocimiento financiero o en salud, o utilizar algún dispositivo educativo, agotaría apenas un 1% de la infraestructura existente de comunicaciones. Para nuestro país, esto significaría un beneficio para los más de 5 millones de personas que aún no tienen acceso a internet.

Desde el descubrimiento de América en el siglo XV, ninguna acción humana había construido una red de conexiones tan grande como esta a la que aspiran Facebook y sus socios.

En el caso del Gobierno de los Estados Unidos, el objetivo del Presidente Barack Obama ha sido conectar a 40 millones de estudiantes de primaria, para atender al 63% de las escuelas que no disponen de conexión de banda ancha para recibir contenidos de aprendizaje en formato digital.

Impulsar iniciativas como esta en un país como el nuestro, permitiría impulsar cambios sustanciales en la forma en que los ciudadanos se educan, obtienen medios de vida y promueven el desarrollo económico y social. Pero donde el cambio sería más impresionante es, sin dudas, en la educación.

No es casualidad que la Organización de las Naciones Unidas haya declarado el acceso a Internet como derecho humano altamente protegido, al entender que el Internet “no sólo permite a los individuos ejercer su derecho de opinión y expresión, sino que también forma parte de sus derechos humanos y promueve el acceso de la sociedad en su conjunto.”

Desde la Vicepresidencia de la República, y cuando ejercimos como Primera Dama, hemos implementado un Proyecto similar al que aspira Mark; salvando las diferencias en cuanto a recursos y posibilidades, pero con idéntica visión y propósito.

Me refiero a los Centros Tecnológicos Comunitarios (CTC), los cuales  permiten el acceso a internet de personas que viven en zonas apartadas, vulnerables y rezagadas del país, para promover su desarrollo, con una estrategia de intervención integral.

Los resultados de los CTC han sido extraordinarios, beneficiando a cientos de miles de personas cada mes, por lo que no queda duda que ampliar el acceso a internet mediante una iniciativa como Internet.org es una inversión segura para cualquier país.

Ya forman parte de este gran proyecto Zambia, Tanzania, Kenya, Colombia, Ghana, India, Filipinas y Guatemala. República Dominicana tiene que estar en primera línea con esta iniciativa; impulsar este objetivo en el marco de la Cumbre de las Américas habría convertido la diosidencia de la “irrupción” de Zuckerberg en un gran hito para nuestra nación y agigantados pasos de avances para la inclusión y desarrollo de nuestros ciudadanos
















Autora: Margarita Cedeño de Fernández
@Margaritacdf

Comentarios