El vuelo que se canceló por el insoportable olor de un excremento

Parece increíble, pero es cierto, el avión regresó porque no era posible soportar el olor durante el vuelo

El vuelo que se canceló por el insoportable olor de un excremento

El avión, que debía viajar de Londres a Dubai, regresó a su aeropuerto de origen debido al terrible hedor

Cada día, o al menos cada semana, los medios de comunicación nos brindan historias tan extrañas o surrealistas que realmente cuesta trabajo creer que sean verídicas. Pero si para nosotros es complicado dar crédito a determinados sucesos, trata de ponerte en el pellejo de los protagonistas de los hechos, envueltos en situaciones que jamás habrían imaginado que podrían darse en el mundo real. El que hoy vamos a contarte es uno de esos relatos: raro, insólito, casi aberrante... pero completamente cierto.

De piedra y boquiabiertos nos hemos quedado leyendo en ITV News lo ocurrido a bordo de un avión de la compañía British Airways. El vuelo debía transportar a los pasajeros a Dubai desde el aeropuerto de Heathrow, en Londres; un trayecto de aproximadamente 7 horas de duración. Todo parecía marchar con absoluta normalidad hasta que, pasada media hora desde el despegue, se anunció que la nave daría media vuelta y aterrizaría de nuevo en territorio inglés. No hubo ningún fallo mecánico, ni siquiera condiciones meteorológicas adversas. El motivo del cambio de planes fue algo más... escatológico.

En uno de los aseos había un excremento apestoso. Esa fue la excusa ofrecida a los pasajeros cuando se les comunicó que no llegarían a Dubai según sus planes. Incluso se detalló que los miembros de la tripulación habían intentado sin éxito resolver el problema. De modo que, para frustración de aquellos que tenían compromisos importantes en los Emiratos Árabes Unidos, el avión regresó a su punto de origen. Las protestas fueron inmediatas, enérgicas y generalizadas, pero no tuvieron efecto alguno. Próximo destino, Londres.

La cosa fue a peor, porque el retraso generado por el atípico incidente fue mucho más prolongado de lo que cabría esperar. Hasta 15 horas, prácticamente un día entero, tuvieron que esperar los clientes de British Airways para poder embarcar en un nuevo avión y viajar a Dubai desde la capital inglesa. La compañía ofreció alojamiento a los afectados, pero cualquiera que haya sufrido un retraso sabe que una noche de hotel no es consuelo suficiente cuando uno necesita a toda costa desplazarse en una fecha concreta, por exigencias personales o profesionales.

Uno de los pasajeros era Abhishek Sachdev, concejal en Potters Bar, una localidad situada a menos de 30 kilómetros de Londres. «¡De locos! Nuestro vuelo de British Airways vuelve a Heathrow por una 'caca maloliente' en el servicio! 15 horas hasta el próximo vuelo...», publicó en su cuenta de Twitter. La empresa, por su parte, emitió un comunicado pidiendo disculpas por lo acontecido, argumentando que la decisión se había tomado «por la seguridad y el confort» de los viajeros. Por cierto: el «culpable» del hedor no llegó a ser identificado.      Fuente

Comentarios