domingo, 19 de octubre de 2014

Los sobrevivientes narran experiencia

Pedro García, uno de los sobrevivientes del accidente.

Como una catástrofe imborrable describen los sobrevivientes el accidente que la noche del jueves dejó ocho muertos y decenas de heridos, en la carretera Verón-Higüey.“Es ver la muerte venir encima de ti”, expresó Pedro García, quien se encontraba en el autobús que trasladaba a 36 personas que ofrecían sus servicios al hotel Dreams, en Cabeza de Toro, Higüey, y que colisionó con un camión-volteo que estaba estacionado en la “recta  Leonel Taveras”.

La mayoría de los heridos fueron ingresados en la clínica Doctor Cedano y al Centro Médico Libertad y, según autoridades médicas, a pesar de que ocho personas fueron intervenidas quirúrgicamente, todos están estables y fuera de peligro.

Virginio Cedano, director del referido centro médico, dijo ayer que la noche del accidente recibió 20 heridos, pero que hasta ayer, sólo quedaban 12 y que los mismos serían dados de alta el día de hoy. Explicó que los pacientes recibieron traumas múltiples.

Rafael Ubiera, chofer del autobús, sobrevivió al accidente, aunque recibió traumas múltiples, y se encuentran en recuperación.

Sobrevivientes: “chofer del camión no da la cara” 

Hasta ayer se desconocía el nombre del conductor que, según versiones, dejó el camión estacionado en la referida carretera desde tempranas horas del día.
La situación mantiene indignada a las familias de las víctimas, quienes piden una respuesta inmediata y a la vez que se le preste atención a dicha carretera que carece de señalización e iluminación.

De 36 personas que iban en el autobús, Hyundai, azul, placa I027924, murieron Salvador Terrero, Vladimir Rodríguez, José Altagracia Gonzales Díaz, Leonida Desir, Pedro Vázquez, Juan Alcántara Valdez, Dante Omar Evangelista, y Liz Torres.

Cinco de los fallecidos residían en el municipio de Higüey por lo que sus restos serán sepultados en el Cementerio Municipal. Mientras que las otras tres víctimas fueron trasladadas hacia San Pedro, Hato Mayor y Santo Domingo.

De los accidentados, no todos eran empleados directos del Hotel Dreams, sino, de otras empresas que brindaban servicios a ese establecimiento. Es el caso de las víctimas mortales José Altagracia y Salvador Terrero, quienes se desempeñaban como jardineros.  Guillermo Mesa, supervisor de Costa Sur, los describió como dos empleados ejemplares y entregados a su trabajo. La comunidad de Higüey llora sus muertos, y llaman a la concienciación.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario