Cuatro países en los que no se acepta la propina

Por distintos motivos hacerlo representa una falta de respeto para los trabajadores. Vea cuáles son.


Por tradición o por ley, hay lugares donde una propina es sinónimo de falta de respeto. Las propinas están definidas como una gratificación que recompensa un servicio recibido, ya sea en un restaurante, hotel o un transporte. 

Alrededor del mundo hay reglas acerca de cuánto debe ser el monto. Esta es una de las grandes dudas que tienen los viajeros que visitan por primera vez un país. Pero, hay lugares en donde recibir propina no es parte de sus costumbres y el personal no lo espera o lo ve como una falta de respeto. 

Aquí te presentamos algunos ejemplos, entre ellos los del libro Tips on Tipping: A Global Guide to Gratuity Etiquette (Tips acerca de las propinas: Una guía global sobre la etiqueta de las propinas), de Reg Butler, Carole French.

La guía también da varios tips de viaje, como la importancia de la puntualidad y la forma adecuada de ofrecer regalos o agradecer en diversos países. 

Se debe tomar en cuenta que aunque las propinas no formen parte de las costumbres del sitio, cada vez es más común, gracias a la globalización y el aumento de turistas internacionales acostumbrados a ellas.

En Japón

En el país del sol naciente no está bien visto recibir propina. Los prestadores de servicios se sienten satisfechos con un agradecimiento y con haber efectuado un buen trabajo. Si dejas algunas monedas existe la posibilidad de que el mesero trate de devolverlas.

En Singapur.

Es una actividad que no fomentan las autoridades. En algunos negocios ya viene un cobro de aproximadamente 10% por los servicios, pero no se espera que se deje efectivo.

En Cuba.

En este país caribeño las autoridades tampoco fomentan la práctica y no es una obligación para los turistas, sin embargo es bien recibida.

En China.

No es alentada por las autoridades y no es obligatoria. Suele cobrarse un porcentaje por servicio en los establecimientos de cadenas internacionales. A los guías de turistas se les puede agradecer con algún regalo.

Otros.

En países como Australia, Nueva Zelanda, Noruega, Dinamarca o Finlandia es común cargar a la cuenta un pago por servicio. El personal no espera un pago extra, pero no se ofende si se les ofrece. En el caso de Marruecos se aceptan las propinas, pero estas deben ser entregadas de manera discreta en la mano del empleado.      Fuente

Comentarios