El exarzobispo detenido tenía 100.000 fotos y vídeos porno en el PC del Vaticano

jozef-wesolowski

Las investigaciones por parte de los Carabinieri siguen su curso y la información que publica Corriere della Sera en Italia sobre el caso de Józef Wesolowski  –antiguo nuncio apostólico en República Dominicana–  lleva camino de ser la punta del iceberg sobre los abusos sexuales del arzobispo a jóvenes nativos.

jozef-wesolowskiSegún revela el diario italiano, el prelado de origen polaco guardaba en el ordenador portátil del trabajo (propiedad del Vaticano) más de 100.000 fotos y vídeos porno, incluido material pedófilo; la Iglesia católica ya le apartó del cargo en agosto de 2013 tras el salto del escándalo a la opinión pública pero Wesolowski deberá ser juzgado por las autoridades competentes y el papa Francisco le ha recluido en arresto domiciliario con vigilancia las 24 horas para impedir su huida.

Corriere della Sera también se hace eco de uno de los métodos que utilizaba el arzobispo para contactar con los jóvenes y mantener así las relaciones sexuales con menores: un diácono buscaba entre los más pobres de la República Dominicana, gente sin recursos que no daría problemas a la Iglesia. Además, el sacerdote fotografiaba a sus víctimas porque entre los 100.000 documentos se ha encontrado material que demuestra esta horrible información (el total de fotografías con contenido pedófilo son 86.000; el resto son 130 vídeos y archivos con pornografía gay).

La Iglesia católica cuenta con uno de los mejores servicios secretos del mundo y es evidente que la Curia tiene sobre su mesa algún informe que haya recopilado los miles de casos de abusos sexuales a menores, sobre todo a partir del informe de la ONU que acusaba al Vaticano de encubrir los delitos de pederastia de sus sacerdotes en los cinco continentes. ¿Por qué Francisco no se pone manos a la obra y manda apartar de sus cargos y retener en sus casas a los curas pedófilos de los que tiene informes? ¿Por qué se centra en un exarzobispo y olvida al resto? Porque retener a un alto cargo de la Iglesia vende y da buena publicidad, detener a miles de sacerdotes en todo el mundo tendría el efecto contrario y daría fe del inmenso problema de los abusos sexuales a menores por parte de párrocos católicos, extendido como la peste y que sabido de forma oficial por la opinión pública, desataría una crisis en el seno de la Iglesia de Roma a nivel mundial.   Fuente

Comentarios