Otra de curiosidades de cocina

 Fachada del hotel Ritz en París. - Foto:E. P.
Fachada del hotel Ritz en París. - Foto:E. P.

TLta semana pasada escribimos sobre el gorro del cocinero y sus particularidades. Continuemos esta semana con otras partes de su indumentaria y de los aparatos de cocina, que como sucede con otras profesiones tienen su historia y sus curiosidades. En el caso de la indumentaria del cocinero se debe de hablar de tres cocineros franceses que han sido los causantes de la indumentaria en la cocina, ya que tradicionalmente los cocineros estaban vestidos por amplios sayones grisáceos que se asemejaban a un hábito y que le eran muy incómodos para desenvolverse en la cocina.

Si en nuestra anterior columna dijimos que Marie Antoine Carème señaló el color blanco como el ideal para la cocina, así como creó el gorro blanco con pliegues como signo de dignidad de los cocineros, distinguiéndose del gorro de los panaderos que no se alzaba, y de los pizzeros italianos que era bajo y llegaba a tocar uno de los hombros.

Otro gran cocinero fue Auguste Escoffier que junto con Ritz inauguraron el Hôtel Ritz y, al margen de sus elaboraciones culinarias, sus libros y fama fue el que introdujo el llamado "menú a la carta", así como distribuyó el trabajo de cocina en partidas y nombró a responsables dándole el nombre de "jefe de partida" y organizó la carta de los restaurantes según el menú, con entremeses, sopas, verduras, platos de carne, de pescado o postres.

El tercer cocinero que revolucionó la organización de la cocina fue Alexis Benoît Soyer . De él se puede decir que fue el gran inventor de equipos de cocina, de tal manera que creó el asador rotatorio, refrigeradores enfriados con agua helada circulante, hornos de temperatura regulable y su célebre "hornillo mágico" que cocía los alimentos sobre la mesa del comensal, al igual que su cafetera "mágica" y una máquina para cocer huevos. Durante la guerra de Crimea llegó a inventar una cocina de campaña, todo un innovador para que los cocineros tuvieran un trabajo más cómodo.

Hoy día la industria de los electrodomésticos y de los enseres de cocina han puesto ante el cocinero y todo aquél que encuentre en la cocina su disfrute, tal variedad de utensilios y aparatos que cualquier cosa que pensemos ya tiene su útil en el mercado. Pero todo ello no ha sido posible sino hombre como Carème, Escoffier y Soyer no hubieran abierto la puerta de la cocina.    Fuente

Comentarios