Ir al contenido principal

Los secretos de la criada de Hitler

Elisabeth Kalhammer, la joven austriaca que sirvió al dictador y a Eva Braun, conocía las manías dietéticas del führer y sus férreas reglas domésticas


Incluso el peor de los tiranos necesita servicio, y quien sirvió a Hitler conocía algunas de sus debilidades, además de saber sus gustos. En el caso de Hitler, la que fuera su criada, Elisabeth Kalhammer, de origen austriaco, sabía todo eso. Por ejemplo, que durante sus largas estancias en Berghof, el führer quería tener a mano su pastel favorito, por la noche. En las largas veladas de quien quería conquistar el mundo a sangre y fuego, no podía faltar este pastel realizado con manzanas, pasas y nueces.

«Le encantaban los dulces», ha relatado Kalhammer, encargada de que nunca faltara el «führer cake» al acabar el día. Sin embargo, para ser un obstinado por la dieta, al que le encantaban los piscolabis, también había que tratarle de modo diferente por la mañana. Hay que recordar que a menudo dormía hasta las 14h y que ese fue el problema del Día D, cuando sus asistentes militares no se atrevieron a despertarle con la noticia del desembarco, en parte porque todos, incluso él, creían gracias al espía español «Garbo» que se trataba de una diversión, un señuelo.

Pensar sí, hablar no
A la criada austriaca de Hitler se le exigían férreas normas: «Podía pensar, pero no hablar», según relató en una entrevista televisada. Había contestado a un anuncio de un periódico en 1943 y acabó trabajando como empleada doméstica del führer. Aquél anuncio decía: «Se busca empleada doméstica. Lugar de trabajo: Berghof en Obersalzberg, en el Berchtesgaden bávaro».

Fue una Oficina de empleo, la de Wels quien acabó seleccionando a una joven de 22 años entre todas las candidatas. Setenta años después, a pesar de ser nonagenaria, recuerda el temor que sintió su primer día de trabajo.

Confesó en la entrevista que su madre le había pedido que no se presentase, pero la presión era enorme y quienes le contrataron le dijeron que muchas mujeres estarían encantadas de poder tener ese trabajo, una oportunidad de conocer al hombre más poderoso de Alemania. La joven criada entonces tuvo que pasar los dos controles de seguridad que rodeaban la casa de Hitler.

Altos secretos
Kalhammer recuerda que, a su llegada, «La casa estaba llena de invitados y el führer estaba allí». Así que se incorporó de inmediato. Le advirtieron gravemente sobre la necesidad de mantener la confidencialidad de todo lo que oyese: «Lo que se hable en la casa, no puede salir de ella. Si no se cumple será castigada con la prohibición de salir de casa». Por ello, Hitler reservaba a unos pocos empleados de confianza el acceso a sus «cámaras privadas».

La casa de los Hitler
A ella le llamaban Lisbeth, y durante los casi dos años de contrato pasó sus horas lavando, cosiendo, y también limpiando la casa de los Hitler. Para la nueva empleada resultaba mucho menos temible la presencia de Eva Braun, porque además de su elegancia era más amable. Era la señora de la casa, aunque Hitler y ella no estuvieran casados. Kalhammer recuerda que unas Navidades la señora le regaló lana con la intención de que tejiese calcetines para los soldados del frente oriental. Realizó varios e incluso pudo enviarle un par a su propio hermano.

Solo bebía agua caliente
El respeto por el tormentoso dictador le lleva a recordar con cierto alivio que «nunca me encontré con Hitler y no tuve que hablar con él». Eso sí, sabía todos sus gustos y por su puesto tenía que respetar sus manías, entre ellas la de los citados pasteles. «Hitler seguía una estricta dieta para la que tenía a su propia cocinera y sólo bebía agua caliente. Pero bien entrada la noche, Hitler se escapaba hasta la cocina donde no podíamos dejar sin preparar uno de los esos ’pasteles del führer’: un pastel de varias capas de manzana con nueces y pasas», revela. Tampoco podían observarle cuando salía a pasear, sino que solo podían atisbarle a través de los visillos

El bunker y los negros
El 14 de julio de 1944 fue la última vez que vieron a Hitler en Berghof, seis días antes del atentado del Coronel Claus Schenk Graf von Stauffenberg, el de la operación Walkiria, del que salió ligeramente herido y del que se acaban de cumplir 70 años. «A partir de ese momento, creció el nerviosismo en Berghof y los trabajadores debían comenzar a llevar los tesoros de Hitler al bunker para el que había que bajar 95 escalones», indica. Entre las cosas que había que trasladar al bunker había un gran número de libros, cuadros y espejos.

El avance de los aliados fue transformado en un continuo cuento de terror: «Para que no saliéramos huyendo nos contaban que los negros venían a cortarnos el pelo y a violarnos». Sin embargo, ella desobedeció la orden y huyó. Con ayuda de una amiga llegó dos días antes del final de la guerra a casa de su madre.  Fuente

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Quiénes fueron "Los Palmeros"?. Una breve historia.

Hay combates desiguales en los que se puede perder la batalla, pero aún así, los perdedores resultan triunfantes, pues alcanzan la inmortalidad.

    Tal es el caso de cuatro activistas de los llamados Comandos de la Resistencia que el 12 de enero de 1972, portando algunos fusiles, resistieron por más de cinco horas un ejército de cerca de cinco mil efectivos de todos los cuerpos armados de la República Dominicana.


    En la acción que la historia dominicana registra con el nombre de Los Palmeros, dejaron de respirar, pero alcanzaron la inmortalidad, los jóvenes Amaury Germán Aristy, Virgilio Perdomo Pérez, Ulises Cerón Polanco y Bienvenido Leal Prandy.


    Los cuatro casi imberbes adoptaron una actitud en contra del go-bierno presidido por el doctor Joaquín Balaguer, porque lo consi-deraron un continuador del sistema implantado por Estados Unidos de América para facilitar la explotación de las riquezas nacionales.

    Desde muy jóvenes abrazaron la lucha  política y en 1965 participa…

Lupa (Sexta entrega)

Camilo Antonio Rodríguez era el hermano mayor de Rosa, fue un niño que nació grande, demasiadas responsabilidades desde pequeño. Solo había que verlo para saber de su seriedad, era muy correcto y trabajador. Comenzó la niñez lustrando zapatos (limpiabotas), recogió cartones y botellas para venderlo.
Los vecinos decían que se iba a los extremos, recordaban aquel día que el chico encontró la cartera del Pastor evangélico “Don Chucho”. La cartera tenía dos mil pesos y el “tonto” como le llamaban fue y se la devolvió. Se reían recordando la recompensa que le había dado el pastor, veinte pesos.
El Papa de los Rodríguez le puso ese nombre por la admiración que sentía del comandante Camilo Cienfuegos, de la Revolución Cubana. Siempre andaba buscando las hazañas de este guerrillero y contándosela al chico,
Camilo desde su adolescencia se las había pasado perdidamente enamorado de la hija de la profe Chea, la profesora más popular de la escuela pública.No se atrevía a decirle nada porque no tení…

Grandes Representantes del Merengue Típico Dominicano Vol. I

Imaginemos por un momento que vamos en un autobús de camino al Cibao y de repente se deja escuchar el siguiente tema en la radio:
El Cola Blanca interpretado por El Ciego de Nagua. Enseguida sentimos que estamos entrando al corazón de la nuestra patria; a esa porción bendita de la isla en la cual vive gente buena y alegre,  en donde nació el inconfundible y contagioso Perico Ripiao.
El Perico Ripiao surgió en la zona del Cibao en el siglo XIX  y originalmente consistía en un conjunto conformado por tres o cuatro músicos, quienes tocaban el acordeón, la güira, la tambora y posteriormente la marimba. Hacia los inicios del siglo XX se le agregó el saxofón. IMG 3254 Grandes Representantes del Merengue Típico Dominicano Vol. I

En una reunión familiar en el patio o la enramada con techo de cana y piso de tierra nunca falta esta música sabrosa y autóctona. Existen en Dominicana otros géneros musicales como la Mangulina y el Carabiné. Sin embargo, a través de los años el Perico Ripiao o Mere…