domingo, 24 de agosto de 2014

Las argucias de los náufragos en Indonesia para sobrevivir

Algunos de los 23 supervivientes encontrados sufrieron deshidratación y quemaduras

Las argucias de los náufragos en Indonesia para sobrevivir

Pocas situaciones ponen tan límite al ser humano como la que vivieron los afectados del barco que naufragó el pasado 16 de agosto en aguas de Indonesia. De los 25 ocupantes de la nave, solo los españoles Jorge de Miguel y Víctor García continúan desaparecidos más de una semana después del accidente. El resto de tripulantes, incluidos el periodista Rafael Martínez y María Pallol, han sido rescatados y han contado a las agencias informativas la odisea que vivieron hasta ser rescatados.

Para ir al origen de esta historia hay que remontarse al 14 de agosto, la fecha en la que el barco cargado de turistas zarpó desde la isla de Lombok. Su destino era la isla de Komodo, a la que nunca llegó. La embarcación de madera se hundió en la madrugada del 16 cerca de Sumbawa. Al carecer de radio o sistema de GPS tuvieron que ingeniárselas para salvarse.

Entonces, los pasajeros se agarraron a una parte del bote que quedó a flote y a un bote salvavidas. Como solo tenía capacidad para cuatro personas, se dividieron en dos tandas para nadar cerca del barco. Finalmente, algunos de ellos decidieron nadar hasta intentar alcanzar alguna isla cercana.

Se dividieron en grupos
Los que decidieron permanecer en el bote fueron rescatados el domingo tras dos días sin ingerir alimento. Mostraban síntomas de deshidratación y cansancio y varias quemaduras en la piel tras 48 horas expuestos al sol.

Cinco de ellos se adelantaron. Para evitar deshidratarse, tuvieron que beber orina y comer algunas hojas que encontraron en la abundante vegetación de estas tierras, según relata la agencia EFE. Más tarde, fueron avistados y rescatados por unos pescadores.

Los españoles Rafael Martínez y María Pallol formaron parte de la de un segundo grupo de cinco que decidieron también nadar hasta la isla. En su caso, fueron recogidos a mitad de trayecto por un barco tras luchas contra la fatiga y las medusas que habitan en el agua de las islas.

El rescate de los dos desaparecidos
Ni siquiera el mar ha dado tregua a estos naúfragos. Las tareas de rescate se vieron dificultadas los últimos días por las fuertes corrientes y los remolinos que se forman entre las islas.

La primera pista la aportó el propio Martínez,que vio por última vez a los dos españoles desaparecidos cerca de las 15.00 horas del sábado, antes de empezar a nadar hacia la isla.

La familia ha promovido una expedición a la isla cuyo norte alcanzaron el sábado. A la espera de que Indonesia les confirme su apoyo a la reanudación de la búsqueda, el testimonio de varios pescadores y la presencia de animales, que les hace sospechar que en la isla «debe haber agua y comida», mantiene su esperanza de encontrarles con vida.       Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario