martes, 15 de julio de 2014

Sobreviviente de accidente narra momentos de tragedia

Fiordaliza Pérez y su hija de dos años también sobrevivieron en el accidente.

Los golpes que recibió Miguel Durán tras salir impactado del autobús involucrado en el accidente donde murieron cinco personas y 34 resultaron heridas en la comunidad de Paya, Baní, no detuvieron su intento por  salvar la vida del chofer, que cayó junto a él.El pasado sábado a las 7:30 de la mañana en la localidad de Paya, Baní, ocurrió un aparatoso accidente entre un camión de cemento, una camioneta y un autobús de Caribe Tours con casi 50 personas a bordo, el cual salió desde Santo Domingo rumbo a San Juan de la Maguana.

Ayer, desde una camilla del hospital Ney Arias Lora y sin poder mover su cuerpo, Durán describió con lágrimas el momento en que salió junto a su esposa, quien logró sobrevivir al accidente, en busca de sus niños quienes vacacionaban en la citada provincia.

“La sangre me salía por boca y nariz, pero escucha la voz de ese hombre(chofer de Caribe Tours) diciendo ayúdame, ayúdame, no podía detenerme”. Juan Genao  murió momentos más tarde. “Gracias a Dios que no andaban con los niños”.

Durán se encontraba al lado de su esposa, en el asiento delantero y explica cómo fue el accidente. “La guagua rebasó el autobús de nosotros, no sé cómo ese chofer no se metió a la derecha, parece que estaba borracho. Ahí fue cuando el camión lo impactó de frente contra nosotros. Miguel  Durán sería operado del hígado.

Con un “nudo” que no dejaba salir libremente su voz dijo “a pesar que lo intente salvar, murió.  La confusión era grande, expresó.  Entre tantas personas accidentadas logró ver a su esposa quien se encuentra interna pero estable, solo recuerda que lo subieron  en una camilla y lo trasladaron al referido hospital, donde espera que se le realice una cirugía en su hígado.

“Papi, papi el camión, el camión ” eran las palabras que la niña Mayoli Ramírez, de dos años, decía contantemente a su padre, luego de salir con vida junto a su madre Fiordaliza Pérez, de 23 años,  quien abordaba el autobuses para dirigirse a “cumplir con su familia” por la muerte de un pariente.

Erbacio Ramírez pidió a Dios que protegiera a su esposa e hija durante el trayecto. Cuenta que cuando le avisaron del accidente se puso nervioso, pero el alma le volvió al cuerpo al oír a su mujer decir “mi amor, ayúdame, estoy mal”.

La sala de emergencia del hospital Ney Áreas Lora recibió el día del accidente a 26 pacientes con traumas múltiples, craneal, torácicos, y laceraciones, aunque el doctor Carlos Frica aseguró que no se registró la defunción ninguno. Siete se encuentran ingresados, pero estables.

La doctora Vélez, encargada de emergencia del centro, dijo que en esa área habían cinco, de los cuales tres fueron despachados, presentando traumas abdominales, en la columna vertebral y fracturas en la vértebra cervical.

Los tres conductores murieron


En total destrucción quedaron el autobús marca Mercedes Benz color amarillo, placa I059000, conducido por el fallecido chofer Genao; el camión color blanco, con cabezote y cola de placas L246267 y F004113,conducido por Peña Moreta, y la camioneta Toyota color blanco, placa L128260, conducida por Díaz Báez, quien murió al igual que su acompañante, la señora Pina.

Según Marcelo Puello, subdirector médico del hospital Marcelino Vélez, en Herrera, de los heridos sólo un joven de 26 años de edad con heridas en el abdomen pero sin ninguna fractura fue referido a ese centro. Por su estado de estabilidad  fue dado de alta  el mismo día que ingresó.    Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario