Prepara una mesa de quesos espectacular



Una ocasión especial en tu casa, un cumpleaños, una celebración, una cena con muchos invitados… Casi cualquier excusa es buena para poner una mesa de quesos, una opción excelente, pues da muy buena sensación si se prepara bien y, además, no implica mucho esfuerzo dejarla bien acomodada.

Para preparar nuestra mesa de quesos primero debemos definir qué quesos pondremos. En la medida que la mesa tenga más variedad de ellos, más vistosa será.

Para presentarlos puede ayudarse de distintos elementos, como tablas de madera (nunca, nunca, nunca de plástico), envases de cerámica, de cristal o, si quiere ponerse más imaginativo, grandes hojas verdes bien lavadas. También puede ayudarse de bases con pies de diferentes alturas para dar sensación de dinamismo. Lo importante es que haya espacio suficiente entre quesos para que se puedan servir de un modo adecuado.

Además de elegir dónde se pondrán los quesos, debe definir cómo los presentará. Según su forma puede cortarlos en triángulos, círculos, dejar unas cuantas porciones cortadas y el resto del queso al lado de éstas.

También es importante la disposición de los mismos en la mesa. Puede hacer un recorrido de derecha a izquierda poniendo al inicio los quesos más suaves y al final los más fuertes, para ser degustados después, o disponer los primeros en la parte más exterior de la mesa y los segundos al fondo.

Importante también en una mesa de quesos son los acompañantes. Además de distintos tipos de panes, casabitos, biscotes, pan sueco y demás, debe poner otros complementos como tomates cherry, aceitunas y algunas frutas, como uvas, manzana, peras, fresas y otros productos como nueces, almendras o ciruelas pasas.

Para acompañar una mesa de quesos, lo ideal son los vinos tintos.     Fuente

Comentarios