Mundial: Brasil y Alemania pasan a semifinales

  • Alemania otra vez a semis
  • Argentina se mide hoy a Bélgica
  • Neymar se pierde el Mundial por fractura

David Luiz festeja el segundo gol para Brasil en el minuto 69 ante Colombia en la Arena Castelao en Fortaleza.

El empuje de sus dos defensas centrales catapultó ayer a Brasil a las semifinales de la Copa del Mundo.Con un tempranero gol de su capitán Thiago Silva y un fulminante tiro libre de David Luiz, los anfitriones derrotaron 2-1 a Colombia, que sufrió con el pánico escénico de una instancia inédita y se despide de su mejor Mundial.

Colombia descontó con un penal de James Rodríguez a los 79 para su sexto gol del torneo.

Los dirigidos por Luiz Felipe Scolari se enfrentarán en semifinales a Alemania, que más temprano superó 1-0 a Francia. Ese duelo de dos selecciones que entre sí acumulan ocho títulos mundiales será el martes en Belo Horizonte.

El equipo de José Pekerman se vio extraviado por pasajes en la cancha del estadio Castelao de Fortaleza y no consiguió refrendar el paso perfecto que llevaba, pero se las arregló para asustar a los brasileños en los minutos finales. La postal final fue David Luiz, declarado el mejor jugador del partido, dando ánimo a James, que lloraba desconsolado.

“Estamos tristes, pero también tenemos que sentirnos orgullosos porque dejamos la piel, dejamos todo para poder seguir”, expresó un lloroso James, el sensacional enlace del Mónaco que saltó a la fama en Brasil.

“Los hombres también lloran, y más cuando sentís esto como un hijoemadre”. Neymar, el corazón del ataque brasileño, fue sacado en camilla en los minutos finales tras recibir un fuerte rodillazo en la espalda baja de parte de Camilo Zúñiga. Además, Thiago Silva fue amonestado y se perderá el partido contra Alemania.

De entrada, Brasil comenzó presionando decididamente la salida de Colombia. El volante de recuperación Carlos Sánchez le hizo una peligrosa falta a Fred en los primeros minutos, pero el tiro libre de Neymar se fue desviado. Fue el aviso del gol de Brasil, que no tardó en llegar. A los seis minutos un tiro de esquina cruzó el área colombiana sin que nadie tocara el balón hasta que Silva lo empujó sólo en el segundo palo, ante un descuido en marca de Sánchez.

Los colombianos nunca habían estado por debajo en el marcador durante el Mundial. “Estos partidos son decisivos y donde siempre algún error te puede eliminar más allá de las contingencias del juego”, comentó Pekerman. “Los dos equipos tenían armas como para poder ganar el partido, Brasil acertó en dos bolas paradas, eso no nos había sucedido en otros juegos y fue muy importante para tranquilizar a Brasil, y a nosotros con el ímpetu y con el deseo no nos alcanzó”.

Alemania otra vez a semis

Alemania, la eterna invitada a las últimas instancias de la Copa del Mundo, está de nuevo en semifinales. Pero en su camino de altísima exigencia tiene un objetivo superior: conseguir el título que se le niega desde hace 24 años.

Ayer, en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, demostró que tiene la estrategia y adaptabilidad para lograrlo. Con un cabezazo de Mats Hummels y bastante mesura para manejar las condiciones del partido, Alemania derrotó 1-0 a Francia y se metió en las semifinales por cuarto Mundial consecutivo. Los germanos volvieron a despachar a Les Bleus, como ocurrió en las semifinales de los mundiales España 1982 y México 1986. Su rival en semifinales será Brasil, que a segunda hora doblegó 2-1 a Colombia en Fortaleza.

Los alemanes marcaron a los 13 minutos con un tiro libre que Toni Kroos cobró desde la banda izquierda y Hummels peinó hacia el segundo poste del arco defendido por Hugo Lloris.

“Dimos hoy (ayer) una buena actuación en un partido que no fue fácil”, consideró el capitán teutón Philipp Lahm.

Tampoco lució tan difícil. Y es que Alemania rara vez se complica demasiado en estas etapas de la Copa. Disputará las semifinales de un Mundial por 13ra ocasión, más que cualquier otro país.

Pero no se corona desde 1990. Sus últimos tres arribos a semifinales arrojaron un saldo de un subcampeonato en 2002, al perder ante Brasil en el partido decisivo, y terceros lugares en 2006 y 2010. Y en casa, arrecia la presión sobre el técnico Joachim Loew, quien tomó las riendas del equipo en 2006 y no ha podido conseguir el ansiado título de prestigio, ni en la Eurocopa ni en la Copa del Mundo.

Argentina se mide hoy a Bélgica

Argentina está marcada por un estigma de casi un cuarto de siglo sin llegar a semifinales, y Lionel Messi sufre similar hierro candente porque arrastra seis partidos seguidos sin convertirle goles al arquero de Bélgica. Habrá, por lo tanto, un doble desafío en este duelo de hoy en Brasilia por los cuartos de final de la Copa del Mundo.

Ambos equipos llegan invictos y sin ceder un solo punto en la primera ronda, pero necesitaron de tiempo extra para doblegar a Suiza y Estados Unidos en octavos de final, respectivamente. Bajo el común denominador de holgura o sufrimiento, ambos equipos lustran sus armas con entusiasmo porque uno de ellos se las verá en la nueva etapa con el vencedor del duelo entre Holanda-Costa Rica, que jugarán más tarde en Salvador.

¿Cuáles son las claves del partido? Argentina necesita a un Messi iluminado ya que su defensa es floja, en el medio Javier Mascherano es el que saca las papas del horno y en ataque carece de mayores variantes para superar adversidades. Bélgica confía en su arquero Thibaut Courtois, imbatible en la última temporada a nivel de clubes ante ese galáctico del Barcelona, y también deposita la fe en su juego colectivo.

Messi no pudo doblegar en los últimos seis partidos a ese gigante del arco del Atlético de Madrid, ya sea por la liga española, Supercopa o Liga de Campeones, aunque previamente el argentino le anotó seis dianas en sus primeros tres enfrentamientos. Brasilia, por lo tanto, será escenario de este nuevo duelo entre el atacante de 27 años y el arquero de 22, en la primera vez que ambos medirán fuerzas a nivel de selecciones.

Neymar se pierde el Mundial por fractura

Neymar se perderá lo que resta del Mundial por una fractura en la tercera vértebra de la columna, informó ayer a periodistas el médico de la selección brasileña, Rodrigo Lasmar, quien calcula de cuatro a seis semanas el tiempo de recuperación. Neymar sufrió un rodillazo en la espalda del lateral Camilo Zúñiga a los 86 minutos del partido que selló la clasificación de la Canarinha a las semifinales del Mundial frente a la de Alemania al imponerse por 2-1 a Colombia. El jugador del Barcelona abandonó llorando en una camilla la cancha del estadio Castelao, de Fortaleza, y tras ser atendido por los médicos en los vestuarios fue trasladado a una clínica, donde fue sometido a una tomografía.    Fuente


Comentarios