lunes, 14 de julio de 2014

Hombre mató su madre, hirió compañera, y luego se suicidó

La mujer está fuera de gravedad en el hospital Ney Arias Lora

La señora recibió dos impactos de bala en la cara y hombro.

SANTO DOMINGO. Un hombre de 77 años y en estado depresivo mató de dos balazos a su madre de 98, hirió de dos disparos a su concubina de 62, y luego se mató de un tiro en la cabeza, en un hecho ocurrido ayer en la madrugada en el edificio dos, apartamento dos, ubicado en la calle Licey, de Villa Francisca.

Se trata de Rafael Santos Suárez, (Felo) y María Julia Suárez, cuyos cadáveres fueron llevados al Instituto Nacional de Patología Forense, mientras que Jeroide Santana Ledesma, está en condiciones estables en el hospital Ney Arias Lora.

Un nieto y biznieto de ambas víctimas mortales dijo a Diario Libre que su abuelo portaba una pistola asignada mediante formulario 25 de una de las instituciones armadas de las Fuerzas Armadas, y que la familia pensó que esta arma había sido entregada al Ministerio de Interior y Policía.

Sin embargo, la Policía no encontró la referida arma con la que le habría disparado a María Julia Suárez, Santana Ledesma, y luego se suicidara Felo.

Vecinos del lugar definieron al presunto autor de la tragedia como un hombre dedicado al cuidado de su madre, serio y trabajador.

Denunciaron que llamaron varias veces al 9-1-1, y la ayuda nunca llegó, por lo que tuvieron que derribar la puerta para sacar a la persona herida, y trasladarla a un centro médico cercano.

Fuera de peligro


Fuera de gravedad y consciente, la señora Santana Ledesma se quejaba ayer de fuerte dolor de cabeza. Su hermano, Cristiano Ledesma, que le acompañaba en la emergencia del Ney Arias Lora, contó que la mujer se acercó a la cama del victimario a llevarle la cena, pero éste se molestó, y le empujó los alimentos.

Luego, le disparó en la cara a la mujer, que pudo pedir ayuda antes de quedar inconsciente. "Cuando llegamos, ya él estaba muerto y su mamá también", cuenta Ledesma, y atribuye al victimario problemas de nerviosismo. Los médicos del hospital aseguran que la señora está fuera de peligro, y le realizan estudios antes de extraerle las balas, alojadas en el cara y el hombro.      Fuente

No hay comentarios:

Publicar un comentario