La verdad sobre los romances de oficina



En los romances de oficina, ¿dónde está el límite que separa la relación de afecto y atracción mutua de la relación coercitiva, en la que un superior tiene el poder? ¿Importa el sexo de las partes involucradas? La periodista especializada Chana Shoenberger pone los elementos en la balanza.

Erradiquemos dos mitos sobre los romances de oficina: no es posible mantenerlos en secreto y siempre existe un juego de poder cuando las dos personas no están al mismo nivel.

Si se trata de una relación coercitiva, seguramente viola las políticas de la compañía y la expone a una demanda por acoso sexual. “Incluso si los empleados están juntos por propia voluntad, aquel que tenga el rango jerárquico superior retendrá algo de poder”, sostiene Hilary Pearl, directora de Pearl Associates LLC, una empresa de asesoramiento y consultoría de organizaciones con sede en Old Greenwich, Connecticut, Estados Unidos.

Esto puede sembrar el caos no sólo entre quienes forman la relación, sino entre todos sus colegas. Pearl nos cuenta la historia de una de sus clientas, cuyo jefe tenía un romance de oficina con una mujer que era la intermediaria directa con un cliente.

Como era de esperarse, sucedió que el cliente se enteró de la relación, la cual habían intentado mantener en secreto. Esto la llevó a pedirle consejo a Pearl sobre cómo tratar a su empleada, ahora novia del jefe.  Lea mas

Comentarios