El destino del coche en el que empezó la I Guerra Mundial

El asesinato del archiduque Francisco Fernando en Sarajevo el 28 de junio de 1914 llevó a la guerra. Un siglo después, Viena se llena de exposiciones sobre aquellos hechos

El coche en el que viajaba el archiduque Francisco Fernando en Sarajevo, el 28 de junio de 1914

Fue la mañana del 28 de junio de 1914. La comitiva del archiduque Francisco Fernando de Austria viajó en tren de Ilidža hacia Sarajevo, y allí se repartió en seis coches. El heredero al trono del Imperio Austrohúngaro subió a un Gräf & Stift descapotable, donde también viajaba su esposa Sofía, la Duquesa de Hohenberg. Fueron un día tensión y, al cabo, pánico. Primero las granadas, que no lograron su objetivo. Más tarde, los disparos. La muerte. El principio de la I Guerra Mundial.

Aquel coche, junto a otros objetos personales de Francisco Fernando, se exponen en el Museo de Historia Militar de Viena (Heeresgeschichtliches Museum), un lugar imprescindible (e impresionante) para los aficionados a la historia y a las curiosidades de la guerra. Todavía impresiona ver la camiseta manchada de sangre que llevaba puesta el 28 de junio 1914. O su uniforme de general de caballería. Y, por supuesto, las pistolas utilizadas aquella mañana.

El Gräf & Stift Double Phaeton fue producido, a partir de 1907, por la marca de automóviles austriaca Gräf & Stift (en principio, era un taller propiedad de los hermanos Karl, Franz y Heinrich Gräf). El coche que nos ocupa era una limusina de 4 cilindros, 5,8 litros y 32 cv., a la que en alguna ocasión se la ha llamado el Rolls Royce de Austria. Tras el magnicidio, el automóvil pasó por diferentes manos, con una curiosa «leyenda urbana» de «coche maldito» que ha crecido en internet sin más pruebas. La realidad es que lo terminó comprando el Gobierno de Austria. Y que, sí, se salvó de los borbardeos de la Segunda Guerra Mundial.
El destino del coche en el que empezó la I Guerra Mundial
El Museo de la Historia del Ejército [abierto todos los días de 9.00 a 17.00 horas, 6 euros] retrata en diferentes plantas y espacios la vida y milagros del ejército austriaco desde el siglo XVI, y sus más destacadas intervenciones. La Guerra de los 30 años, el enfrentamiento contra los Otomanos, las Guerras Napoleonicas, el atentado contra Francisco Fernando, la Segunda Guerra Mundial... El espacio dedicado a la I Guerra Mundial y sus antecedentes se ha mejorado y ampliado con motivo del centenario de aquellos hechos, en una zona de exposición reabierta a partir de este fin de semana.

De puertas afuera, el edificio tiene el aspecto de una fortaleza, llamativo por sí solo. Fue en su momento el arsenal de Viena. El edificio combina varios estilos arquitectonicos, y fue construido por orden de Francisco Jose I entre 1850 al 1856. Al principio fue un recinto militar, pero el 21 de mayo de 1891 abrió como lo que es hoy: el Museo de Historia Militar, uno de los más importantes del mundo en su especialidad.    Leer mas

Comentarios