Tragedia de Lima: el gol anulado que desató la peor tarde de fútbol

"La policía no soltó a los perros, pero sí dejó que lo mordieran y que le rompieran la ropa", recuerda el legendario futbolista peruano Héctor Chumpitaz. "A la gente no le gustó la manera en que estaban sacando al aficionado de la cancha. Los volvió locos".

Estadio Nacional de Lima

Chumpitaz jugó más de 100 veces por Perú, incluso fue el capitán del seleccionado en dos Copas del Mundo, pero estuvo cerca de no llegar nunca a una.

En su trayectoria aparece el partido jugado el 24 de mayo de 1964 frente a Argentina, de clasificación para los Juegos Olímpicos de Tokio. Un partido que registró la peor tragedia en la historia del fútbol con más de 300 muertos.
"Nunca supimos que hubiera pasado si lo hubieran sacado de una manera pacífica, pero no podemos saberlo ahora. En realidad, no puedo explicarlo", reflexiona.
Tras la tragedia, Chumpitaz regresó al pueblo en el que nació, en el sur de Perú. Tenía 21 años y pensó en dejar de jugar.

"Regresando hacia nuestro lugar de concentración íbamos escuchando la radio y hablaban de 10, 20, 30 muertos. Cada vez que salían las noticias el número aumentaba: 50 muertos, 150, 200, 300, 350..."
Héctor Chumpitaz

"Después que llegamos a los vestuarios hubo personas que salieron y cuando regresaron nos contaron que había dos muertos. ¿Dos muertos?, preguntamos, pensando que uno ya hubiera sido demasiado", reconstruía en su mente.
"Estuvimos allí por dos horas antes de que pudiéramos salir, así que no supimos la magnitud de lo que estaba pasando", siguió.
"Regresando hacia nuestro lugar de concentración íbamos escuchando la radio y hablaban de 10, 20, 30 muertos. Cada vez que salían las noticias el número aumentaba: 50 muertos, 150, 200, 300, 350...".
La cifra oficial no alcanzó a los 350, pero no estuvo lejos de ese número.  Lea mas

Comentarios