miércoles, 14 de mayo de 2014

Padre de Natasha evoca sueños y planes frustrados de su hija

LA JOVEN MUJER DEJÓ EN LA ORFANDAD A DOS MENORES QUE AHORA VIVEN CON HERMANA


ANatasha Sing Germán, asesinada el 7 de abril por “error”, cuando se dirigía a su trabajo, le sobreviven dos hijos de 13 y 15 años, y su historia arroja datos reveladores de una persona a quien los hermanos y toda la familia amaban y que hoy recuerdan con devoción. En la intimidad los hermanos le decían “mana”, aprendió a leer a los tres años y, cuando el padre la añora, dice que llegaría muy lejos.

Su padre José Sing luce sereno y está confiado en el curso de la Justicia. Cuando tuvo la oportunidad de ver de cerca al asesino de su hija, no deseó nada, ni siquiera hablarle.

“Como es natural, se trata de una pérdida imprevista, la forma en que ocurrieron los hechos bastante dramática, estamos muy impactados”, dice Sing, quien además destaca que su hija no conocía a Suleika Flores Guzmán, a la que buscaba el gatillero maldito a la hora de cometer el crimen.

“Vivían cerca, en el mismo condominio, pero no se conocían, lo que había era coincidencias”, dice con serenidad, pero guardando en la mirada los residuos de un dolor indescifrable.   Lea mas

No hay comentarios:

Publicar un comentario