El último lugar de la Tierra sin vida

En el desierto de Atacama, al norte de Chile, parece que nada podría sobrevivir.

Paisaje de Atacama

Es uno de los lugares más secos del mundo y algunas secciones de esta extensión parecida a Marte pueden pasar 50 años sin recibir ni una sola gota de lluvia.

Como el poeta Alonso de Ercilla lo expresó en 1569: "Hacia Atacama, cerca de la costa desértica, se ve una tierra sin hombres, donde no hay ni un pájaro, ni una bestia, ni un árbol, ni vegetación".
Sin embargo, Atacama no está desprovisto de vida.
Unos microorganismos llamados endolitos han encontrado una manera de aferrarse, ocultándose dentro de los poros de las rocas, donde hay suficiente agua para sobrevivir. "Mantienen a toda una comunidad de organismos que se alimentan de los subproductos de su metabolismo", dice Jocelyne DiRuggiero, microbióloga de la Universidad Johns Hopkins en Estados Unidos.

"Y todos se encuentran allí en las rocas, es muy fascinante", dice.
Al parecer, la vida tiene una habilidad increíble para encontrar la forma de perdurar.
De hecho, los microorganismos han existido durante casi cuatro millones de años, lo que les da el tiempo suficiente para adaptarse a algunas de las condiciones más extremas del mundo natural. Pero, ¿quedan lugares en la Tierra tan hostiles que resultan estériles?  Lea mas

Comentarios