Cliven Bundy, el ranchero que desafía a Washington con milicias armadas

Durante 20 años, el ranchero de Nevada Cliven Bundy ha mantenido un litigio con el gobierno de Washington, que le reclama que pague más de US$1 millón por haber utilizado ilegalmente durante dos décadas terrenos públicos para el pastoreo de sus más de 500 cabezas de ganado.

Cliven Bundy y sus seguidores

Bundy, de 67 años, sostiene que su familia ha ocupado esas tierras desde fines del siglo XIX y que no reconoce la autoridad del gobierno federal, al que acusa de extralimitarse.

Así, cuando a principios de abril funcionarios visitaron su rancho para confiscar su ganado por impago, él, junto a sus 14 hijos y sus 52 nietos, se atrincheró en la propiedad dispuesto a cualquier cosa con tal de abortar la operación.
En unos pocos días, las imágenes de los miembros de la Oficina de Gestión de Tierras de EE.UU. (BLM, por sus siglas en inglés) intentando llevarse a la fuerza los animales del ranchero se esparcieron por las redes sociales y medios como la cadena Fox News empezaron a presentar a Bundy y a su familia como garantes de la libertad que estaban defendiéndose de los abusos de los "burócratas de Washington".
Así fue como hace dos semanas, más de un millar de personas, entre ellas decenas de miembros de milicias armadas provenientes de Nevada y de otros estados como Texas, Montana y Utah, se congregaron en el rancho de Bundy, llegando a amenazar con utilizar a mujeres y niños como escudos humanos en caso de que se produjera una confrontación.
Varios políticos republicamos, como los congresistas Rand Paul y Dean Heller, dejándose llevar por la oleada de apoyo hacia el ranchero, mostraron públicamente su admiración por Bundy. Heller aseguró que el hombre y sus seguidores eran "unos patriotas".   Lea mas

Comentarios