Ardió Múnich, espera la Décima

Repaso histórico del Madrid al Bayern, al que desarmó y goleó. Dos cabezazos de Ramos decidieron la eliminatoria y la remató Cristiano con un doblete. Lección de orden defensivo y contra.


Como dice el tango, “siempre se vuelve al primer amor”, aunque sea doce años después. Lo mejor del Madrid, como lo mejor de McArthur, sucede cada vez que promete regresar y regresa. A la Champions, naturalmente, a la vieja Copa de Europa, al único torneo que calma su sed. Así se explica la felicidad del madridismo a estas horas, de nuevo en una gran final.

Ni soñado se hubiera imaginado mejor, tan repleto de lujos: exhibición en Múnich y aplastamiento del Bayern, el enemigo necesario, porque sólo en su compañía se puede calcular el tamaño de una proeza europea. Gigantesca, en este caso. Tan monumental como el resbalón de Guardiola.   lea mas

Comentarios