La historia olvidada de los niños esclavos mexicanos

Es una parte poco conocida en la historia de México: durante el período de la Colonia miles de niños afrodescendientes fueron obligados a servir como esclavos en haciendas, instituciones religiosas, minas, en labores agrícolas o en casas de españoles adinerados.

Jóvenes afromexicanos en Oaxaca, México. Foto: cortesía organización África AC

Estos niños no eran considerados seres humanos, e incluso era común que se les utilizara como regalo, moneda de cambio para comprar mercancías o hasta como limosna para las parroquias católicas.

La historia empieza a conocerse a través del libro Muleke, negritas y mulatillos. Niñez, familia y redes sociales de los esclavos de origen africano en la Ciudad de México, siglo XVII, escrito por la investigadora Cristina Masferrer y editado por el Instituto Nacional de Antrpología e Historia (INAH).

El libro cuenta la difícil situación de estos menores en lo que entonces era el Virreinato de la Nueva España, uno de los territorios más importantes para la Corona del país europeo.

"A estos niños los podían hipotecar, donar, vender y comprar, por supuesto; pero también los podían dar como parte de una dote matrimonial", le explica Masferrer a BBC Mundo.

"Se donaban a conventos o a otras instituciones religiosas para que realizaran distintas actividades, e incluso hubo casos en que se entregaban como limosna".  Lea mas

Comentarios