Gana terreno en la Isla el fraude postal

La modalidad conocida como “fraude del amor”, en la que víctima y timador solo se conocen por internet, va en alzada


Su error fue creer a ciegas. Se dejó llevar por “palabras bonitas” de un hombre a miles de millas de distancia, específicamente en Afganistán, al que solo conocía por internet.

De aquel sujeto -un presunto soldado de ascendencia boricua a punto de retirarse y que le prometió una vida juntos- hoy solo quedan malos recuerdos. La confianza en la que supuestamente se basaba su relación fue el gancho para una estafa mayor.

¿El saldo? Una deuda de $3,500 imposible de pagar por falta de recursos económicos, razón que no entienden las agencias de cobro que llaman y envían cartas sin cesar.

Esta es la historia de “Luz María Pérez”, una sanjuanera de 42 años que cayó en las garras del fraude postal, particularmente en una nueva modalidad conocida como “fraude del amor”, en la que un enamorado al que solo se conoce por internet le pide dinero a su pareja.  Lea mas

Comentarios