OPINION: La ingratitud con Leonel

Durante la cena de Nochebuena mi hijo Oscar me despertó la atención sobre un artículo publicado ese mismo día en un diario digital que financia un connotado pepehachista y cuya especialidad es proferir todo tipo de ataques contra el expresidente Leonel Fernández.
Los argumentos y las firmas es lo que menos importan. Mientras más difamatorios y degradantes, más se destacan los ataques a Leonel en ese desaguadero digital. Sólo Vincho Castillo y sus hijos le disputan ese honor a Leonel.
Lo que llamó esta vez la atención de Oscar no fueron las acusaciones tan altisonantes como mentirosas y falaces que se vierten en ese artículo, sino quién lo firma, el economista Eduardo Tejera, a quien en lo personal distingo y valoro como gran profesional, ex embajador en Canadá, porque fui testigo de excepción del trato solidario de Leonel con él cuando la delincuencia se cebó contra su familia.
Leonel inició el 16 de agosto de 2004 su segundo período como Presidente y una semana después la familia de Eduardo fue vejada por unos delincuentes. Lo vi desgarrado de dolor, y como padre me estremeció la angustia.
Me correspondió asumir la defensa pública de Eduardo, por lo que también fui mediador con el Presidente para que se protegiera el honor de su distinguida familia.
Entonces Leonel asumió como suyo el caso de Eduardo, dio instrucciones precisas al jefe de Policía para que actuara con energía y prontitud en ese caso y no vaciló ni siquiera un segundo para designarlo embajador en Canadá en cuanto se llenaron los formalismos que impone la diplomacia.

Lea mas: http://www.almomento.net/articulo/152931/OPINION-La-ingratitud-con-Leonel

Comentarios