EDITORIAL: Prepararse muy bien

El Gobierno deberá prepararse muy bien para las conversaciones con Haití sobre el tema de la sentencia del Tribunal Constitucional que establece el perfil de la nacionalidad dominicana y que manda el plan de regularización de extranjeros. Es más que evidente que los haitianos no quedarán conformes con nada que no sea con lo que aspiran.

El hecho mismo de admitir la conformación de sendas comisiones para conversar esencialmente sobre este tema les ha dado a los haitianos una avanzada que los ha animado en su ofensiva diplomática y de relaciones públicas contra la República Dominicana. Están disparando a todo el que se pronuncie en contra de su propósito. Lo hacen descalificando a todo el que no esté de acuerdo con ellos.

No serán unas conversaciones fáciles para el Gobierno, salvo que las mismas no queden rotas en el primer intento de retomar el diálogo pautado para el 7 de enero próximo. Eso indica que el Gobierno deberá saber muy bien a quiénes selecciona para esa comisión de alto nivel, y, además, definir muy bien sus argumentos y las facilidades que pudiera conceder frente a una situación crucial como la actual. No hay margen para disquisiciones, pues el asunto estará centrado en si se cumple o no la sentencia del Tribunal Constitucional.

El presidente Danilo Medina Sánchez no debe escatimar ningún recurso que le ayude a encontrar una salida airosa frente a este tema. Podría ser a nivel de consulta o tratando de que los mejores recursos humanos estén en esa comisión de alto nivel que garantice no caer en una emboscada. El tiempo apremia para lograr estructurar una posición oficial, clara y firme para afrontar esas conversaciones con Haití sobre este tema y otros que tenemos en la agenda.

Fuente: elnuevodiario

Comentarios