Redondo Llenas muestra arrepentimiento en carta para motivar solicitud libertad condicional

“En esta vida hay cosas que no se pagan”. Son palabras de Mario José Redondo Llenas en la parte final de una carta que dirige al director de El Nuevo Diario como parte de las motivaciones de una solicitud de libertad condicional, presentada por ante el Juez de la Ejecución de la Pena de la Cámara Penal de San Pedro de Macorís.
Redondo Llenas, condenado a la pena máxima de 30 años de prisión por el macabro asesinato del niño José Rafael Llenas Aybar, en 1996, expresa una serie de consideraciones de cuestiones jurídicas, humanas y de rehabilitación sobre el caso que le envuelve.

El recluso dice que más allá de los requerimientos de ley reúne las condiciones “reconocidas y verificables” para optar por la libertad condicional.

Pero antes, en la misma comunicación, afirma que vive con cuotas de dolor y lágrimas en el alma.

Él mismo define de “horrible tragedia” la muerte de su primo José Rafael Redondo Llenas, que sembró dolor en los corazones de su entorno familiar, llegando a fracturar –reconoce- la unidad de la familia y que generó profunda pena en el seno de toda la sociedad.

Sobre los padres de la víctima, sus tíos José Rafael Llenas e Ileana Aybar, Mario José afirma que no pasa un día sin que piense en ellos, “siempre con dolor, atormentado por el carácter irreparable del daño provocado.”

Comentarios