La mujer del milagro de Juan Pablo II

Floribeth Mora
Floribeth Mora asegura que el papa Juan Pablo II la salvó de un aneurisma cerebral imposible de curar.
El médico revisaba, una y otra vez, los exámenes clínicos de la paciente a quien había desahuciado. Se levantó de su asiento para verificar en el laboratorio del hospital que el expediente fuera el correcto, volvió a su consultorio y revisó de nuevo.
Nada. El aneurisma cerebral que padecía Floribeth Mora Díaz y por el que le había diagnosticado un mes de vida, desapareció.


Y la mujer de Costa Rica que semanas antes yacía en su cama, que apenas podía moverse y que no podía sostener una cuchara para comer, le miraba sonriente. Fue un milagro, aseguraba, porque pidió ayuda al Papa Juan Pablo II.

Comentarios