El efecto Facebook: Las redes sociales aumentan notablemente el registro de donantes de órganos


La posibilidad de compartir su condición de donante de órganos en la red social multiplicó por 21 las inscripciones

Las redes sociales ayudan a aumentar el número de personas que se inscriben como donantes de órganos 21 veces en un solo día, según han descubierto investigadores del Hospital Johns Hopkins, en Baltimore, Maryland (Estados Unidos) y publica «American Journal of Transplantation».
El aumento se detectó en mayo de 2012, cuando el gigante de las redes sociales Facebook ideó una manera en la que los usuarios compartieran su condición de donante de órganos con su familia y proporcionara una conexión fácil para incluir su estatus oficial en el Departamento de Estado de sitios web de automóviles.
«La respuesta a corto plazo fue espectacular, diferente a todo lo que habíamos visto antes en campañas para aumentar la tasa de donación de órganos. Y al cabo de dos semanas, el número de nuevos donantes de órganos seguía subiendo al doble de la cifra normal», explica el líder del estudio, Andrew M. Cameron, profesor asociado de Cirugía en la Escuela de Medicina de Johns Hopkins.
«La necesidad de donantes de órganos supera ampliamente la oferta disponible y esto podría ser una manera de cambiar esa ecuación», añade este experto. Durante los últimos 20 años, a pesar de muchos esfuerzos, el número de donantes se ha mantenido relativamente estable en Estados Unidos, mientras que el número de personas en espera de trasplantes se ha incrementado en diez veces; con más de 118.000 personas actualmente en listas de espera en Estados Unidos para recibir un riñón, hígado y otros órganos y miles de estos pacientes morirán antes de recibir trasplantes.
Se estima que entre 5.000 y 10.000 personas mueren cada año con órganos que serían adecuados para el trasplante, pero debido a que no habían dado su consentimiento para ser donantes, sus órganos no se utilizan. En Estados Unidos, los órganos no pueden ser extraídos de un donante fallecido sin permiso, ya sea del individuo antes de la muerte o de la familia en el momento de la muerte de su familiar.

Cifras récord

Se cree que con el tiempo, alrededor de 100 millones de estadounidenses se han registrado para ser donantes. Al observar los datos de Facebook y sitios web online de registro de vehículos de motor, los investigadores encontraron que el 1 de mayo de 2012, el día que comenzó la iniciativa,57.451 usuarios de Facebook actualizaron sus perfiles de compartir su condición de donante de órganos. Hubo 13.012 nuevos registros de donantes online en el primer día, lo que representa un incremento de 21,2 veces más que la tasa de inscripción media diaria de 616 a nivel nacional.
Las inscripciones varían según el estado: el efecto del primer día en Michigan aumentó casi siete veces mientras en Georgia cerca de 109 veces el número de inscripciones online en un día típico. Cameron dice que fue alentador ver que los estados de Nueva York y Texas, donde las tasas de donación de órganos están entre las más bajos, tuvieron algunos de los mayores impactos en el primer día.
Aunque el número de inscripciones digitales se redujo durante los siguientes 12 días, Cameron dice que era todavía el doble de la tasa normal al final de ese periodo de estudio. «La vida media de un movimiento online es a menudo sólo de unas horas. Esto tiene un efecto muy potente y duradero. Pero tenemos que encontrar una forma de mantener esa tendencia», señala. Mientras que el número de donantes de órganos declarados aumentó, podrían pasar décadas antes de que los investigadores determinen si las personas en última instancia donan sus órganos.

Así se fraguó esta colaboración

El proyecto de donantes de órganos de Facebook surgió después de que Cameron, cirujano de trasplantes, y su compañera de la Universidad de Harvard y directora de operaciones en curso de Facebook, Sheryl Sandberg, comenzaran a hablar de la escasez de órganos en una reunión de antiguos alumnos de la universidad en 2011. A raíz de muchas conversaciones, nació la idea de tener un lugar online en Facebook para que los usuarios compartan su condición de donante de órganos.
En el futuro, Cameron dice que la clave para continuar el impulso de más donantes de órganos es encontrar una manera de recuperar la atención perdida de aquellos primeros días de la campaña y conseguir que se mantenga. El investigador adelanta que ha hablado con miembros de Facebook que están discutiendo acerca del relanzamiento de su plataforma móvil, cambiando su protagonismo en la versión web o incluso ofreciendo incentivos, tales como cupones, para las personas que se declaran que son donantes de órganos.
En todo caso, este experto subraya que en los últimos años se ha demostrado que las redes sociales no sólo son un lugar para compartir eventos, opiniones o fotografías, sino que pueden ser un agente de cambio social. «Este fue el primer esfuerzo de este tipo diseñado para movilizar a la gente para una causa de salud pública. Ahora queremos construir sobre eso. Estudiar la respuesta a los esfuerzos de los donantes de órganos es el siguiente paso en el proceso de uso de los medios sociales para el bien social», concluye este investigador.

Fuente: ABC.es

Comentarios