Descuidista”: un ladrón que azota sin usar violencia

Los “descuidista” aprovechan lugares concurridos para hacer de las suyas.

En los alrededores de la denominada “Bomba de los Mina” los peatones luchan por abrirse paso entre las decenas de vendedores ambulantes que obstruyen las aceras y contenes con sus variopintas mercancías.El lugar, convertido en mercado improvisado, también es escenario para la celebración de cultos cristianos, en el que cada lunes varios evangélicos se congregan a vociferar cánticos y alabanzas. El cuadro lo completan los motoconchos y choferes de carro público que acostumbrados al desorden se atraviesan en medio de las estrechas calles a la espera de pasajeros que se dirigen hacia Sabana Perdida o La Barquita

.Es así como en medio del caos, la conocida intersección, conformada por la avenida San Vicente de Paúl y la calle Fernández Navarrete, en el sector Los Mina, se convierte en el lugar perfecto para los “descuidistas” o “amantes de lo ajeno” que actúan sólos o en grupos, aprovechando cualquier momento de distracción de los ciudadanos para despojarlos de carteras, billeteras, teléfonos celulares y artículos de fácil acceso.

Quienes hacen vida en el lugar narran que los pillos se mueven sigilosamente en busca de su presa hasta dar con el incauto que encuentren desprevenido.

“Por aquí pasa uno todos los días, que parece hasta un licenciado, bien vestido, encorbatado pero es un ladronazo”, afirma el motoconchista José Bautista, quien trabaja en el lugar desde hace más de diez años. Narra que aunque muchas veces estos delincuentes son sorprendidos por la Policía, son absueltos a los pocos días porque “se hacen los pendejos”. Los descuidistas operan más en paradas del transporte que son muy concurridas.

Hay presencia policial, pero...

Aunque la zona cuenta con un dispositivo de seguridad compuesto por seis agentes de la Policía Nacional y varios agentes de la Autoridad Metropolitana de Transporte (Amet) los robos se cuentan por decenas, principalmente en horas de la noche.

Los agentes del orden se limitan a conversar entre ellos y aparentan estar igual de distraídos como cualquier transeúnte. “Mire, después de las 5:00 de la tarde esto es zona apache. Ellos (los policías) hasta cogen sus pesitos de esos ladrones”, afirma uno de los hombres que lleva el registro y control de los carros del concho hacia Villa Faro.

Ana Jiménez, quien diariamente aborda el transporte público para ir a su trabajo afirma que siempre está alerta para evitar ser víctima de los ladrones. “Hay que andar mosca porque los tígueres andan al acecho. Uno intenta no llamar mucho la atención para que no lo ´tumben´ (roben)”, agregó

Ladrones prefieren los lugares más concurridos

A los “descuidistas” se les encuentra en todas partes: paradas de transporte, autobuses, centros comerciales, hospitales públicos y en cualquier lugar donde haya un gran flujo de personas. Expertos en seguridad recomiendan algunos consejos para evitar ser víctima de estos desaprensivos, como no usar ropa ostentosa, ni joyas valiosas; evitar el uso del teléfono celular en la calle, llevar sólo el dinero que va a utilizar y distribuirlo en varias partes y sobre todo, permanecer siempre alerta mientras esté en la calle


Fuente: elcaribe.com
.

Comentarios