Delato a sus compañeros


EE UU condena a un exagente de la CIA por delatar un compañero

John Kiriakou, sentenciado a 30 meses, es el primer espía que irá a prisión por revelar información confidencial

  • La caída del agente Kiriakou
John Kiriakou abandona el juzgado en Virginia tras una audiencia el pasado mes de octubre. /CLIFF OWEN (AP)

Un juez federal de Estados Unidos condenó este viernes a 30 meses de prisión a un agente de la CIA. Se trata de la primera ocasión en la que un miembro de la agencia de espionaje norteamericana es enviado a la cárcel por revelar información confidencial; en concreto, delatar a un compañero, cuyo nombre llegó a algunos de los presos detenidos en Guantánamo por terrorismo.
El Departamento de Justicia acusó el año pasado al agente John Kiriakou, que abandonó la CIA en 2004, basándose en una ley aprobada en 1982 para perseguir a espías que entreguen información maliciosamente. La sentencia forma parte de un acuerdo con el acusado, -Kiriakou se declaró culpable y reconoció haber compartido la identidad de un agente con un periodista, tal y como reveló el diario The New York Times hace dos semanas-, y supone la primera vez que la justicia estadounidense logra condenar a un agente por esta causa.
“Este no es un caso de filtración de información”, afirmó el juez federal tras anunciar su condena este viernes, según reveló el Times. “Y creo que treinta meses es una pena muy reducida”, añadió. Kiriakou no hizo ninguna declaración tras escuchar al juez, ante lo que éste contestó: “Quizás es que ya has hablado demasiado”.
La condena llega a comienzos del segundo mandato del presidente Obama, quien desde su llegada a la Casa Blanca en 2009 ha acusado de revelar información clasificada a otros cinco profesionales de la agencia de espionaje. Estas iniciativas judiciales chocan, según los expertos, con su orden ejecutiva para cerrar la prisión de Guantánamo -firmada 24 horas después de tomar posesión del cargo hace cuatro años- o su promesa de liderar la administración más transparente de la historia.
A diferencia de los otros cinco agentes acusados, el caso de Kiriakou ha causado un mayor revuelo al tratarse del mismo miembro de la agencia que compareció en televisión para explicar a los estadounidenses en qué consistía la técnica de interrogatorio conocida como ‘waterboarding’o ahogamiento simulado. El agente había liderado al grupo de la CIA que en 2002 logró capturar en Pakistán al entonces número tres de Al Qaeda en el país, Abu Zubayda, y declaró que éste se había rendido poco después de ser sometido a torturas.
Kiriakou defendió la efectividad de estos métodos en sus primeras descripciones y poco después admitió que EE UU nunca debería haber torturado a sus prisioneros, por lo que ha sido bautizado como el primer agente que entra en prisión después de condenar la tortura.
Sin embargo, el proceso hasta su condena no estuvo basado en sus declaraciones en televisión. Según explicó al diario EL PAIS su abogada, Jesselyn Radack, Kiriakou mantenía contacto en los últimos años con dos periodistas a los que reveló la identidad de un agente que participó en el programa de las torturas. Uno de ellos trabajaba para The New York Times y no llegó a publicar el nombre del agente.
El otro, que se hizo pasar por autor de un libro, resultó trabajar para una organización que colabora con los abogados de los presos de Guantánamo. Cuando la CIA descubrió que la identidad del agente nombrado por Kiriakou había llegado a los abogados y a algunos de los presos de la base militar, la agencia solicitó al Departamento de Justicia que acelerara el proceso contra él.

Fuente: elpais

Comentarios